Preocupación por la situación en los colegios de Madrid tras la nevada. Así lo ha manifestado la presidenta de la Comunidad de Madrid en rueda de prensa, asegurando que no todos los centros podrán abrir el próximo lunes 18 de enero.

Isabel Díaz Ayuso ha hablado de incidencias en 318 centros educativos y ha indicado que "no está garantizado el acceso" en 62 centros. Ante la situación que se ha generado tras la borrasca Filomena, ha solicitado la "ayuda de la comunidad educativa para que los accesos" a los colegios e institutos "esté asegurados. "O tenemos la ayuda de todos, o tardaremos en salir", ha insistido.

Algo que ya trasladó este miércoles el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, que dudó que los estudiantes pudieran volver a las clases el próximo lunes. La presidenta ha dicho que ese es su propósito porque "hay que recuperar la normalidad y volver a clase", pero da por hecho que "no podrá ser posible en todos los centros".

Entre las incidencias que se están registrando, hay roturas en los cuadros eléctricos, desperfectos en tejados e instalaciones deportivas y caída de árboles. Así lo ha indicado la dirigente del PP, que además ha anunciado que pondrá en marcha un "plan específico para procurar la seguridad de los colegios".

Desde el Ayuntamiento de Madrid también ven la situación muy complicada y creen difícil que los centros educativos retomen su actividad tras el fin de semana. "Hay muchos centros que no van a poder llegar. Nos parece complicado porque no podemos hacerlo con garantías", ha dicho la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

José Luis Martínez-Almeida, por su parte, ha cifrado en 400 millones de euros los daños que se han producido tras la borrasca, si bien ha advertido de que "hasta que no concluya la recogida de la nieve, no habrá una certeza".