El Consejo de Ministros ha aprobado este martes una prórroga del decreto por el que se fija el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 950 euros, a la espera de seguir negociando una subida con patronal y sindicatos.

El Gobierno ha llevado al último Consejo de Ministros del año esta prórroga del actual decreto, que vencía el 31 de diciembre, a la espera de ver qué ocurre con el diálogo social para congelar o subir el SMI. Sin la prórroga, habría perdido vigencia a partir del próximo año, afectando a 1,5 millones de trabajadores.

En un comunicado, el Ministerio de Trabajo ha precisado que la prórroga "se mantendrá el periodo necesario" para permitir continuar a las negociaciones para un incremento pactado del SMI. "Tiene un carácter temporal", hasta que se apruebe el real decreto que fije el SMI para el año 2021.

El departamento que dirige Yolanda Díaz asimismo ha defendido que de esta manera se da "seguridad jurídica y protección" a los trabajadores a partir de la fecha de vencimiento del actual decreto, dando continuidad a la función del salario mínimo "como garantía salarial mínima", mientras prosigue la negociación con los agentes sociales.

En este sentido, Trabajo ha señalado que "los trabajos para abordar el incremento del salario mínimo en 2021 seguirán desarrollándose en la Mesa de Diálogo" con patronal y sindicatos.

 

Lo cierto es que la cuestión de subir o no el salario mínimo es objeto de discrepancias dentro del Ejecutivo de coalición. Al respecto, la vicepresidenta Carmen Calvo se mostró rotunda en Al Rojo Vivo: "No subiría el salario mínimo ahora".

"Hemos estado en un período de dos años en los que ha subido el SMI un 29%. Estamos aquí, no estamos en mañana o en pasado", argumentaba Calvo, que invitó a buscar un país que haya subido el salario mínimo un 29% en menos de dos años.

Calvo respondía así a las palabras de la ministra Yolanda Díaz, que, también en ARV, defendió una subida del SMI para evitar el empobrecimiento de los trabajadores. Eso sí, la vicepresidenta evitó entrar en polémica al referirse a este asunto: "Yo no tengo que discrepar de ningún ministro, no es mi tarea".

En esta línea, la vicepresidenta primera insistió en que el Ejecutivo mantiene su "compromiso absoluto" con el salario mínimo y apuntó a una subida en el futuro: "Ahora no, pero tendrá que seguir subiendo. Es el compromiso de investidura del presidente Sánchez". Puedes ver su intervención en el siguiente vídeo:

El año pasado por estas fechas, con el Gobierno de coalición todavía en funciones, ya se acordó la prórroga de la vigencia del SMI de 2019 hasta que se alcanzara un acuerdo en el marco del diálogo social que permitiera fijar el de 2020.

El pacto para la subida del SMI del 5,5 % en 2020 se firmó el 30 de enero y el real decreto se aprobó en el primer Consejo de Ministros de febrero con efecto retroactivo del 1 de enero.