Yolanda Díaz, Mónica Oltra, Ada Colau, Mónica García y Fátima Hamed Hossain protagonizaron un acto en Valencia el pasado fin de semana para hablar sobre el futuro de nuestro país, abordado desde diferentes perspectivas.

Un encuentro entre políticas que, para Pablo Casado, fue un "aquelarre de radicales" del que el PSOE debe cuidarse. "Que tenga mucho cuidado con ese aquelarre porque es mucho más peligroso de lo que parece", señaló al respecto.

Las dirigentes que participaron en este acto ya han respondido de manera contundente al líder de los 'populares'. La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, ha asegurado que "entre bruja e inquisidor", sabe bien cuál es su "bando". Así lo ha indicado en unas declaraciones a través de su cuenta de Twitter. "Señor Pablo Casado, las brujas no eligen su condición, los inquisidores sí. Y entre bruja e inquisidor, sé cuál es mi bando", ha señalado.

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha apuntado que "Casado no ha entendido lo que está pasando en España" ni el "potencial que tenemos las mujeres en nuestro país". Asimismo, ha querido dejar claro que este encuentro no supone el inicio de un proyecto político porque, asegura, ella está "volcada en la gestión diaria de un ministerio" y no se va "a distraer".

"Lo que hicimos el sábado fue un encuentro de un grupo de mujeres que proyecta una manera diferente de ser y estar en política. Genera esperanzas y que ha esbozado un proyecto de país diferente, pero no se trata de lanzar ningún proyecto político", ha añadido la ministra de Trabajo, que ha advertido de que harán "más actos seguro".

La líder de Más Madrid, Mónica García, respondió a Casado, pero lo hizo el mismo sábado desde la propia presentación en Valencia: "Este es el primer aquelarre al que vengo y no me lo imaginaba así. No vamos a pedir permiso ni perdón". Este lunes también ha dicho que el presidente del PP "debe pedir disculpas por sus palabras" porque "su intento de confrontación y sembrar odio está fuera de lugar".

Desde el PSOE también ha habido respuesta a las polémicas declaraciones del líder del PP. Felipe Sicilia, portavoz adjunto en el Congreso, ha calificado de "sorprendente" estas palabras. Cree que referirse "a un encuentro de lideresas como un aquelarre habla mal de los dirigentes del PP". A su juicio, esto demuestra que "las derechas están muy juntas a la horade calificar las reuniones y encima si son de mujeres".

Pero Pablo Casado no fue el primero que se refirió a este acto como "aquelarre". La número 2 del PP valenciano, María José Catalá, lo tachó de "aquelarre feminista" el viernes, antes incluso de que se celebrara. Por su parte, Isabel Díaz Ayuso ha acusado a estas políticas de "hacer del sexo un instrumento para justificar su valía" y ha señalado que "ese no es el liderazgo que representa a la mayoría de mujeres".