Susagna Riera (JxCat) iba a ser escogida alcaldesa de Santa Coloma de Farners, el municipio en el que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, tiene a su familia. La alcaldable había llegado a un pacto con PSC e Independents de la Selva (IdS), pero finalmente el Pleno ha sido aplazado a las 22:00 horas de este sábado para buscar alternativas después de vivirse una situación de máxima tensión.

ERC, la formación que había conseguido el mayor porcentaje de votos en las urnas, han manifestado en una tensa situación que el propio president de la Generalitat, Quim Torra les llamó la pasada noche para evitar la presencia de los socialistas en el gobierno municipal y conseguir así una alianza entre soberanistas.

 

Además, esos mismos concejales aseguran que Torra había contactado también con los integrantes de la lista de JxCat, y han calificado el acuerdo de Riera como el de la "vergüenza".

Cuando debía proclamarse la nueva alcaldesa, los familiares de Quim Torra han llegado a descolgar el retrato del president del salón de plenos.

Susagna Riera ha salido al paso asegurando que éste no la había apoyado ni durante la campaña ni durante las negociaciones y que ella representa a Carles Puigdemont. Toda esta situación ha estado acompañada de gritos del público presente, que ha recordado a Riera que Santa Coloma de Farners es "el pueblo" de Torra. ERC también ha subrayado esta circunstancia y le ha preguntado a la candidata de JxCat si "de verdad" los de su propio grupo pactarían "con los del 155".

El público ha pedido a voces que se diese marcha atrás al acuerdo con PSC e IdS, y ERC ha lanzado la propuesta de repartirse la alcaldía con dos años para cada formación. Susagna Riera ha confirmado entonces que habló la pasada medianoche con Quim Torra e IdS ha explicado que puso sus concejales a disposición del 'president' para facilitar un acuerdo entre JxCat y los republicanos.

Entre gritos de "rompe el pacto", Riera ha acabado llorando y se ha procedido a votar el aplazamiento del pleno hasta las 22:00 horas, lo que ha sido aprobado por quince votos a favor, uno en contra y una abstención, con el objetivo de que los grupos municipales tengan más tiempo para negociar entre ellos.