La noticia de quién será el próximo presidente de Estados Unidos está cada vez más cerca. Los estadounidenses ya están acudiendo a los colegios electorales para determinar qué rumbo tomará su país durante los próximos cuatro años. Aunque todas las miradas están puestas en estos comicios, no se espera que mañana se conozca el resultado final. Será días después, con el recuento del voto por correo cuando sabremos si el actual mandatario, Donald Trump, permanece en la Casa Blanca o si, por el contrario, el líder demócrata Joe Biden se estrena en el cargo.

Para hacer frente a esta jornada electoral marcada por la pandemia de coronavirus, algunas ciudades del país estadounidense han amanecido con parte de sus edificios y negocios blindados con paneles de madera. De esta forma, se preparan para hacer frente a los posibles disturbios que puedan estallar tras las elecciones de este martes 3 de noviembre, según recoge Europa Press.

A diferencia de las grandes ciudades, en los pueblos de Dixville Notch y Millsfield, dos pequeñas localidades de New Hampshire, cerca de la frontera con Canadá, los comicios se viven de una manera diferente: es tradición iniciar la jornada electoral a medianoche.

Por este motivo, ya se conocen los resultados: en el caso de Dixville Notch, el favorito ha sido Biden, que ha logrado cinco sufragios (un cien por cien de los votos válidos). Trump se ha llevado el triunfo en Millsfield, con 16 votos a su favor frente a los cinco logrados por el exvicepresidente, según recoge la cadena de televisión CNN.

El coronavirus también está marcando la jornada electoral estadounidense. Prueba de ello son las medidas de seguridad -como las mascarillas y los paneles- que se están implantando en los colegios electorales. Sin embargo, estas medidas no impiden que los votantes acudan a ejercer su derecho a voto de la manera más patriótica, como ha hecho este ciudadano de Ravenna (Ohio).

Al mismo tiempo que algunos ciudadanos ejercen su derecho a voto en los colegios electorales, en el exterior algunos simpatizantes de Trump o Biden expresan con pancartas sus últimos apoyos a los candidatos a la presidencia. Así lo hicieron ayer estos seguidores del partido demócrata en Pensilvania (EEUU), uno de los llamados estado bisagra dado que puede decantar la balanza electoral.

Junto con las mascarillas y los paneles de madera en los edificios, el voto por correo es uno de los protagonistas de estas elecciones estadounidenses pues la actual crisis sanitaria ha causado que aumente este tipo de participación.

A pesar de facilitar el voto, el recuento de las papeletas alargará el escrutinio en algunos estados, ya que los funcionarios deben comprobar que sean válidos. Por este motivo, es posible que el resultados final de estos comicios no se conozca hasta dentro de dos días.