Un incendio ha provocado la desconexión total de la red eléctrica de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania, por primera vez en su historia. La empresa ucraniana Energoatom ha detallado que el incendio ha provocado la caída de la última línea de conexión en dos ocasiones y culpa a "las acciones de los invasores" de la desconexión completa que ha sufrido la planta este jueves.

Por su parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha indicado que Ucrania le ha informado de que la planta nuclear -la mayor de Europa y controlada desde marzo por las tropas rusas, aunque en ella siguen trabajando operarios ucranianos- "perdió hoy temporalmente la conexión a la última línea eléctrica externa, de 750 kilovoltios (kV), que le quedaba operativa".

El organismo no obstante precisa que, si bien la central "perdió al menos dos veces" la conexión eléctrica, "actualmente estaba de nuevo en funcionamiento".

En un comunicado, el OIEA detalla que, en todo caso, la planta nuclear de Zaporiyia "sigue conectada a una línea de 330 kV de la instalación térmica cercana, que puede proporcionar electricidad de reserva si es necesario" y apunta que, como resultado de los cortes en la línea eléctrica, este jueves se desconectaron también los dos reactores que estaban en funcionamiento (de los seis que tiene la central) y se activaron sus sistemas de protección de emergencia.

Según el organismo, Kiev ha asegurado que "todos los sistemas de seguridad siguieron funcionando" y que los seis reactores se mantuvieron desconectados también después de restablecerse la línea eléctrica. Zaporiyia dispone normalmente de cuatro líneas eléctricas externas, pero tres de ellas se perdieron previamente durante el conflicto desatado por la invasión rusa.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha asegurado en su alocución vespertina que el mundo ha evitado hoy por poco un accidente de radiación en la central nuclear. "Si los generadores diésel no se hubieran encendido... si el personal de nuestra estación no hubiera reaccionado después del apagón, entonces ya nos hubiéramos visto obligados a superar las consecuencias de un accidente de radiación", ha afirmado.

"Rusia ha puesto a Ucrania y a todos los europeos en una situación a un paso de un desastre de radiación", ha agregado, en declaraciones recogidas por Reuters, instando al OIEA y otros organismos internacionales a actuar mucho más deprisa para obligar a las tropas rusas a abandonar el territorio de la planta. "Cada minuto que las tropas ucranianas permanecen en la planta nuclear hay riesgo de una catástrofe de radiación global", ha advertido.

Preocupación por la situación de la planta

Este nuevo incidente se produce en un momento en que la situación de la planta nuclear genera una gran preocupación en la comunidad internacional por el peligro de que los combates acaben desencadenando un incidente atómico de consecuencias impredecibles.

"El suceso de hoy en la línea eléctrica se produce después de una serie de incidentes de bombardeo este mes en la zona de Zaporiyia que causaron algunos daños en la planta", recuerda en este sentido el OIEA, cuyo director, Rafael Mariano Grossi, incide en que "casi todos los días hay un nuevo incidente en la central nuclear de Zaporiyia o en sus alrededores".

"No podemos permitirnos perder más tiempo", asevera en la nota, donde manifiesta su determinación de liderar una misión del organismo a Zaporiyia en los próximos días para "ayudar a estabilizar la situación de seguridad nuclear". Como parte de los preparativos para ese viaje, Grossi se ha reunido este mismo jueves en París con el presidente francés, Emmanuel Macron.