Cuando las protestas raciales parecen haber amainado en las calles de Estados Unidos, un nuevo acto de discriminación racista hace estallar la indignación en las redes sociales. Ha ocurrido en un establecimiento de Starbucks en Minnesotta, el estado donde hace semanas George Floyd fue asesinado a manos de la Policía y donde se inició a ola de protestas del movimiento 'Black Lives Matter'.

Una joven recibió su café en un vaso donde uno de losbaristas había escrito "ISIS", en lugar de su nombre, Aishah. La chica, que tiene 19 años y usa hijab, ha explicado en declaraciones recogidas por la 'CNN' que tuvo que repetir "lentamente" varias veces su nombre, pero que "no hay absolutamente ninguna manera de que oyera ISIS".

Al observar lo que le habían escrito en el café, la joven solicitó hablar con el encargado del local, que defendió la versión de trabajador que argumentó que fue un malentendido por haber escuchado mal el nombre. "Me sentí humillada, me enfurecí, me sentí menospreciada", ha contado Aishah a 'Sahan journal', un medio especializado en inmigrantes y refugiados. En respuesta al suceso racista, la empresa le dio una nueva bebida y una tarjeta de regalo de 25 dólares.

Esta reacción no ha gustado al Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR-MN), que ha presentado una denuncia en el Departamento de Derechos Humanos del país, al asegurar que no se trata de un "error".

 

Desde la organización también han explicado que etiquetar a personas musulmanas con terrorismo es uno de los actos racistas más comunes con la comunidad.