China ha instaurado un nuevo tipo de test para todos aquellos extranjeros que viajen al país asiático: pruebas anales para identificar contagios de coronavirus. Se trata de un procedimiento al que, hasta el momento, solo se han sometido pacientes de alto riesgo, que han calificado la prueba de "incómoda".

De hecho, según las autoridades chinas, las 'PCR anales' tienen una efectividad cercana al 99%, evitan la expulsión de aerosoles y detectan tantos (o más casos) como las pruebas nasales. En esta línea, un facultativo ha grabado un vídeo en el que se muestra cómo se hace el test. En las imágenes que acompañan estas líneas, puedes ver la forma en la que se hace esta escatológica prueba:

 

¿Por qué son efectivas las pruebas anales?

Hace tiempo que se utiliza la vía oro-fecal para la detección de virus; es decir, mediante el análisis gastrointestinal. Por esa razón, como explican en el programa Más Vale Tarde, se pueden encontrar rastros de la enfermedad en aguas fecales.

En este sentido, algunos estudios científicos han apuntado que las pruebas anales son tan efectivas como las de los hisopados nasofaríngeos (test por la nariz), o incluso más. Además, al no necesitar que el paciente se reitre la mascarilla, no se produce la expulsión por aerosoles, que puede contagiar al profesional que hace la detección.

La clave es que de esta prueba reside en su capacidad para detectar rápidamente los contagios. Así, aunque un individuo haya dado positivo, es posible conocerlo antes incluso de que sea contagioso. De este modo, se le aísla a él y a todos sus contactos de forma prematura, como explican en el siguiente vídeo:

¿Llegarán estas pruebas a España?

Según explica la divulgadora científica Boticaria García, de momento, "todo el mundo puede tener sus esfínteres relajados, debido a que no está previsto que las pruebas anales lleguen a nuestro país". Ahora bien, con respecto a esta efectividad que remarcan las autoridades chinas, la experta apunta que no son "tan buena idea" como parece.

"Cuando un virus entra por nuestro sistema respiratorio, se queda en nuestros pulmones y empieza a replicarse", afirma García. Como esos restos pueden permanecer en la zona nasal, la PCR es capaz de detectarlos. Pero, según la divulgadora, pasa lo contrario a lo que se podría creer: los restos que permanecen en el ano pueden ser encontrados una vez la enfermedad ya haya sido superada. En el siguiente vídeo puedes ver el proceso: