Problemas con el suministro de vacunas. Alemania estima que la escasez de dosis de la vacuna contra el COVID-19 durará "al menos diez semanas". Así lo ha explicado el ministro de Salud del país, Jens Spahn, que se ha mostrado partidario de convocar una cumbre de líderes federales y regionales para discutir el problema con las vacunas.

"Todavía tendremos al menos 10 semanas difíciles con la escasez de vacunas", señaló el ministro en tuit, respondiendo así al aluvión de críticas a su Gobierno por la escasez de vacunas. "Deberíamos trabajar juntos en el asunto. Eso es lo que los ciudadanos esperan de nosotros en estos tiempos difíciles", ha añadido Spahn en un extenso hilo en su cuenta de Twitter.

 

Pero no es una situación única la que está viviendo Alemania. Los problemas de suministro por parte de Pfizer y Moderna, que no están enviando las dosis necesarias, también ponen en peligro la vacunación en España: en un mes, solo se ha inmunizado -con los dos pinchazos- al 0,36% de la población. De hecho, Madrid y Cataluña ya han avanzado que no pueden continuar con la campaña por falta de dosis.

En el caso de la Comunidad de Madrid, han decidido suspender la administración de las primeras dosis durante lo que resta de semana y la que viene. En el caso de Cataluña, las afectadas son las segundas dosis: 10.000 personas tardarán más en completar el ciclo de vacunación.

Preguntado por las palabras del ministro alemán, el ya exministro de Sanidad, Salvador Illa, sigue defendiendo el objetivo de llegar al 70% de vacunados para este verano. Así lo ha expresado este jueves el candidato del PSC a las elecciones catalanas en una entrevista en Espejo Público: "A mí me parece que sí es posible. Es un objetivo factible si vamos consiguiendo las cosas previstas. Es alcanzable, pero hay que tener mirada larga, sin perder la unidad de acción de la UE".

No obstante, Illa ha reconocido que existen problemas y ha remarcado que "hace muy bien la CE en exigir que se dé la cantidad que se acordó". Eso sí, ha vuelto a llamar a no perfer el objetivo a largo plazo. "Lo que estamos viendo demuestra el éxito de tener una estrategia conjunta para exigir a las empresas que cumplan con los contratos. Hemos administrado un 70% de las vacunas y seguirán llegando. En las próximas dos semanas tendremos aprobadas más", ha añadido.

Los problemas de suministro

Según ha informado Pfizer, ya se ha restablecido el suministro original de vacunas a los estados miembros de la Unión Europea, después de varias semanas con envíos muy reducidos por unos cambios en las líneas de producción, de acuerdo con la farmacéutica, para aumentar la producción. Según la multinacional, a partir del 15 de febrero llegarán más dosis todavía gracias a estas modificaciones: "Habrá un aumento de suministro, lo que nos permitirá alcanzar la cantidad de dosis de la vacuna comprometida totalmente en el primer trimestre e incrementarlo significativamente en el segundo", afirman.

Además, ahora Pfizer cuenta con una aliada de la competencia: la francesa Sanofi ha anunciado que producirá 125 millones de dosis del suero de la primera para entregar en la Unión Europea a partir de julio de este año. La compañía gala ya había informado de que sus dos prototipos no cumplían con las expectativas, por lo que seguirá su desarrollo pero pondrá a disposición de Pfizer su factoría en Fráncfort (Alemania).

El sector farmacéutico no ha cumplido con las esperanzas depositadas por la ciudadanía ni por los estados. Las tres vacunas ahora mismo en circulación o en avanzadas fases de estudio en Europa -Pfizer, Moderna y AstraZeneca- no están repartiendo las suficientes dosis como para asegurar una campaña de vacunación acelerada en todo el continente.