Rafa Nadal ha pasado por los micrófonos de 'Radioestadio' de 'Onda Cero' y no se ha mordido la lengua sobre el culebrón del 'Caso Djokovic', asegurando que las posturas entre ambos tenistas están "muy lejanas".

El serbio fue deportado de Australia por no estar vacunado y haber mentido en el formulario de entrada al país. Nadal cree que este asunto va mucho más allá de un "debate deportivo" porque "estamos hablando de un tema de salud mundial".

"Respeto cualquier opinión, muchas no las comparto, intento seguir a la gente que está preparada en cada materia, no a la gente que no lo está", sentencia el español.

El de Manacor no siente "decepción" por la actitud de Novak Djokovic y le respeta, pero "hay una cosa que son números y los números dicen que ha muerto muchísima gente, y la realidad es que según parece el tema de la vacuna todo ha sido muy rápido. Quizá mucha gente tenga dudas sobre efectos secundarios. Lo único que pasa es que eso no lo sabemos al 100%, lo que sí sabemos al 100% son los efectos del virus, y lo que sabemos es que si hubiéramos mantenido el ritmo de antes de que apareciera la vacuna, en vez de 6 millones de muertos la cifra sería elevadísima", añade.

"Deseo que Novak juegue en la mayoría de lugares por un simple hecho, los eventos son mejores cuando los mejores están compitiendo. Yo al final soy un seguidor del deporte en general, cuando veo un torneo de golf o de fútbol quiero que estén los mejores en el campo. Como soy un seguidor de tenis me gusta que Djokovic esté jugando, igual que me encantaría que Federer estuviera jugando", señala Nadal.

No obstante, sabe que sus comportamientos son un ejemplo para toda la sociedad y se dirige a todos sus compañeros de profesión: "Cada país tiene sus normas y cada país tiene diferentes reglas y nosotros, y más en estos momentos, lo que tenemos que hacer es seguirlas".