Carla Suárez anunció a principios de septiembre que le habían diagnosticado un linfoma de Hodgkin. Poco después, el 21 del mismo mes, empezó una quimioterapia que duraría seis meses.

Ahora, transcurridos 126 días, la canaria ha hecho oficial que ha terminado el tratamiento y ha publicado en sus redes una fotografía de su última sesión de quimio.

 

Carla ya contó que, cuando podía, intentaba ir a entrenar a las instalaciones del Tenis Barcino, su club en Barcelona, ya que su gran objetivo es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio que se disputarán este verano, siempre y cuando no vuelva a retrasarse.

Finalizar la quimioterapia es un pasó más para que la tenista pueda lograrlo, y es que Carla espera poder retirarse tras la cita olímpica.