El mundo del tenis quedó petrificado el pasado mes de agosto cuando Carla Suárez anunció públicamente que padecía el linfoma de Hodgkin.

La tenista canaria arrancó el 21 de septiembre el tratamiento de quimioterapia al que tendrá que someterse durante seis meses.

Poco más de dos meses después de iniciar la terapia, Carla Suárez ya pisa una pista de tenis. Lo ha hecho este fin de semana junto a la tenista italiana Sara Errani para pelotear y recuperar sensaciones con la raqueta.

 

"¡Un domingo divertido! Gracias por el entrenamiento, Sara Errani", escribió la de Las Palmas en su perfil en redes sociales junto a un vídeo del 'peloteo'.

Carla mira con ilusión poder recuperarse de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio que se disputarán el próximo verano. La canaria sueña con colgar la raqueta en la cita olímpica y, de hecho, podría hacerlo de la mano de su amiga Garbiñe Muguruza en los dobles.