Race Imboden, tirador del equipo de esgrima de Estados Unidos que logró la medalla de oro en los Juegos Panamericanos, decidió arrodillarse mientras sonaba el himno de su país.

Pese a la posible sanción a la que se enfrenta por parte de su Comité Olímpico, Imboden explicó el motivo que le llevó a hincar la rodilla: "Debemos hacer un llamamiento al cambio".

"Mi orgullo se ha visto truncado por las múltiples deficiencias del país que tanto aprecio en mi corazón. Racismo, control de armas, maltrato a inmigrantes y un presidente que difunde el odio están en lo alto de una larga lista", explica en un mensaje en sus redes sociales.

 

Es el último ejemplo de un deportista protestando activamente contra el presidente de Estados Unidos y por la situación que denuncian vive el país. El último fue Alejandro Bedoya, que pidió al Congreso que hiciese algo sobre el control de armas.

El movimiento que inició Colin Kaepernick en 2016 sigue teniendo impacto y vigencia entre los deportistas. El quarterback, que sigue sin equipo, ha sido el que ha marcado el camino al resto de protestas hechas desde el mundo del deporte al presidente estadounidense.