Los 'All Blacks' se despidieron ganando de este mundial de rugby de Japón. Ganando... el bronce, en contra de lo que habían realizado en los dos últimos campeonatos del mundo, donde su doble corona fue indiscutible. Pero ahí estaban hoy los hombres de la leyenda Steve Hansen aplastando a Gales sobre el verde.

40-17 ganaron los neozelandeses, y en medio de esta jornada de despedidas (se va otro icono en Gales: el entrenador Diolch Warren) encontramos la jugada curiosa del partido en el último minuto de juego, como se puede apreciar a continuación...

 

Anton Lienert-Brown busca desesperadamente una línea de pase... mientras sus pantalones caen tras el tirón del 15 de Gales, provocando que todo el mundo repare automáticamente en ese trasero al descubierto.

Pocas veces se ha visto una imagen así en el deporte... Aunque queda como detalle viral y colofón al concurso de unos 'All Blacks' que se vuelven de Japón con la miel en los labios.