Marc Márquez está en una de sus temporadas más difíciles en MotoGP, donde aún no ha conseguido mostrar su mejor versión a los mandos de la Honda RC213V. El piloto catalán todavía no conoce ni podio ni victoria en un curso en el que se perdió las dos primeras carreras y de las cinco que corrió su mejor puesto fue el séptimo.

Sin embargo, el de Cervera llega al Gran Premio de Alemania de este fin de semana con la ilusión de revertir los malos resultados en uno de sus circuitos favoritos. El piloto de el 'Ala Dorada' es consciente de que no pasa por su mejor estado de forma tras una lesión que le apartó del pasado Mundial.

"Está claro que me gustaría llegar en otro momento, pero también depende de cómo lo mires. Me gustaría llegar en otro momento para atacar y conseguir un buen resultado, y es verdad que no llegamos en estas condiciones de pensar en atacar", asegura el seis veces campeón de MotoGP en 'As'.

El mal momento que atraviesa Márquez puede cambiar en el circuito de Sachsenring, donde lleva ganando desde 2010, con una victoria en 125cc, dos en Moto2 y siete en la categoría reina. Además el trazado alemán es un circuito que dadas las circunstancias de su lesión, no exigirá un esfuerzo físico en su hombro derecho, que tanto ha lastrado su rendimiento desde el arranque de temporada.

"Si tengo que ser sincero, creo que es el circuito en el que tendré menos o cero limitaciones físicas. Esto será importante también, porque sin limitaciones físicas también veré realmente dónde estoy en un circuito en el que siempre me ha ido muy bien y veremos durante el fin de semana dónde me voy colocando, dónde me voy posicionando a nivel de tiempos y de resultados. Habrá menos limitaciones físicas o ninguna porque es de izquierdas", comenta Márquez, quien explica que el trazado del circuito germano le beneficia.

"Donde estoy sufriendo ahora mucho es si hay cambios de dirección a alta velocidad, en Sachsenring hay una, o sea, creo que uno por vuelta puedo hacer. Es por esto, porque en las curvas de izquierdas no siento ninguna limitación y a derechas sí, sólo tenemos tres curvas, así que creo que por esto el brazo lo va a soportar mejor, y que físicamente cada vez me encuentro mejor. Poco a poco me van quitando antibióticos, poco a poco me voy sintiendo mejor anímicamente, porque los antibióticos te chafan físicamente y anímicamente, y esto también es importante", sostiene.

El piloto de Honda es 18º en la general y pese a ver difícil la victoria, tiene como objetivo acercarse a Suzuki, Yamaha, Ducati o KTM, escuderías que están siendo muy superiores a Honda. "Depende de cómo lo mires esta carrera llega en un buen momento si miras de dónde venimos, porque es un circuito que siempre se me ha dado bien, pero un momento bueno no quiere decir un momento para ganar, sino un momento para hacer un fin de semana mejor, un fin de semana para estar más cerca de los de delante", agrega el '93'.