Honda lleva su peor racha desde que llegó a MotoGP, y es que el año pasado sufrió la baja de Marc Márquez por su lesión en el brazo y esta temporada aún arrastra las consecuencias.

El piloto de Cervera está teniendo problemas para reincorporarse al 100% pero no es el único, el resto de pilotos que corren con Honda, tanto Pol Espargaró con la moto oficial como los pilotos de LCR. Así pues, todo apunta a que, además de los problemas físicos de Márquez, Honda ha dejado de ser la mejor moto de la parrilla.

En la rueda de prensa del Gran Premio de Cataluña el piloto de Cervera ha admitido que el equipo no está en el mejor momento: "Está claro que estamos en una situación crítica y que yo tampoco estoy en la mejor situación personal y profesional para ayudarles ahora mismo. Si estuviera en plena forma se podría luchar por podios y victorias, pero costaría bastante más que en 2019. Sería difícil y es ahí donde estamos trabajando. Está claro que todos los pilotos Honda estamos sufriendo. Esto significa algo, pero todos estamos trabajando".

"Somos un equipo, para lo bueno y para lo malo. Ahora toca sacar lo mejor de cada piloto y lo mejor de Honda. Honda es Honda, confío en ellos y seguramente le vamos a dar la vuelta a la situación, porque por ganas y empeño no será", relata.

El piloto ha sufrido varias caídas a los largo de las carreras, incluidas dos en el GP de Le Mans donde porfín parecñia tener un buen ritmo, y esto le hizo llegar a plantearse volver a parar para recuperarse físicamente de nuevo.

En Italia, Márquez no pudo hacer mejor posición que un 14º, lo que sabemos que no es su posición real. Sin embargo, el piloto de Honda es consciente de que todavía tiene que trabajar para adaptarse de nuevo.

"Imagina si se hace duro verme así que también se me hace duro a mí. Al final es entender y no ilusionarte con cosas ficticias sino ser realista y eso no te llevará a la frustración. Son cosas fáciles de decir y difíciles de hacer. En Mugello sufrí bastante y fui mejorando durante el fin de semana, lo que significa que haciendo moto voy encontrando la posición y me las apaño para ir mejorando", narra.

Márquez prosigue: "Aquí me he notado mejor que el viernes de Mugello. Sí es cierto que, cuando llego a un circuito, hay dos, tres o cuatro puntos en los que me tengo que readaptar y se hace difícil, pero lo que necesito es dar vueltas con una moto, y con la moto que compito. Un futbolista se puede poner sus botas, coger un balón y dar toques para entrenar normal. Para nosotros, la única oportunidad que hay de rodar con una MotoGP es hacerlo en un gran premio, con cámaras y en competición".

"Hay que aceptarlo, porque creemos que es la mejor opción para llegar al nivel que lo dejamos. Este proceso tiene que pasar y ojalá que pase lo antes posible, pero está claro que es duro. Es duro, pero lo tengo que aceptar", ha asegurado Marc.

El piloto tuvo la oportunidad de hablar con Mick Doohan, quien también sufrió una gran lesión durante su etapa deportiva: "Tuvimos la oportunidad de hablar y fue interesante e importante para mí. Tal vez algún día cuente lo que hablamos. Fue muy bonita la conversación que tuvimos. Es bueno conocer su experiencia. Creo que me puede ayudar. Aprecio mucho los consejos que me da Doohan, porque es uno de mis héroes y especialmente porque él paso por una situación similar. Es como un niño en el cole, que escucha atentamente para intentar recordar todo lo que te dice".

En cuanto a la carrera, las previsiones dicen que el Gran Premio se celebrará bajo el agua, algo que podría ayudar al de Cervera, aunque de momento no lo quiere: "Si es en seco, sufriremos más. Y si es en agua, pues menos. Eso está claro, pero cuando un piloto pide la lluvia para el domingo es que está mal. De momento no la pediremos. Prefiero seco para seguir evolucionando y creciendo. Estábamos arriba y hemos bajado. La ley de la gravedad hace que bajes muy rápido, muy rápido y muy fácil. Ahora hemos parado el golpe y poco a poco tenemos que volver a subir".

"Hay que intentar hacer un buen fin de semana y el lunes sí que me gustaría hacer un entreno normal para ver hasta dónde puede aguantar", ha zanjado Márquez.