Ya son 100 las victorias totales de Lewis Hamilton en su carrera en la Fórmula 1. Desde la primera en Montreal cuando debutó en 2007 hasta la de este pasado domingo en el circuito de Sochi.

Ya tenía el récord de piloto con más carreras ganadas de la historia del mundial, pero con ésta última pone la guinda al pastel, consiguiendo llegar a la cifra redonda y estratosférica de 100.

A este hito se le suman el de ser también el corredor con más podios (176) y poles (101) desde que se iniciara la categoría en 1950. En cuanto a cantidad, solo le queda por ser el que más títulos coleccione, a tan solo uno de desempatar con Michael Schumacher (7), y también el de más carreras en el deporte, récord que ostenta Kimi Raikkonen con 65 Grandes Premios más que el británico.

Sin embargo, esos no son los únicos objetivos que se marca el de Mercedes, quien tiene entre ceja y ceja mejor en un aspecto: su porcentaje de victorias.

 

¿Tarea imposible?

En los inicios no se corrían tantas carreras por temporada como ahora -a penas se llegaban a los 10 GP al año, por las más de 20 de la actualidad-, por lo que es complicado hacer comparaciones con otros pilotos que no compitieron tantas veces a los mandos de un monoplaza. Por ello, la manera más precisa, aunque no definitiva, para valorar el éxito de los pilotos en la F1 sería ceñirse a este baremo.

En ese apartado, Hamilton se sitúa como el tercer mejor de la historia, con un 35,59%. El nuevo reto del heptacampeón es superar a los dos históricos pilotos que están por encima de él en la lista.

Esos son Alberto Ascari y Juan Manuel Fangio. Ambos pilotos compartieron época y asfalto y se repartieron los éxitos de la manera más arrolladora posible. El italiano irrumpió con fuerza y se llevó la mayoría de los trofeos de primer clasificado entre el final de 1951 y 1954. A partir de ahí Fangio volvió a dominar tras dos años a la sombra de Ascari, y sumó a su título del 51 otros cuatro seguidos.

 

El balance de los dos es aplastante. Ascari falleció en 1955 con un récord de 13 victorias en 33 carreras, y queda con un registro de 39,39%, porcentaje aparentemente simple y alcanzable para Hamilton.

Sin embargo, el del argentino es infinitamente mayor. De los 51 Grandes Premios que disputó, ganó casi la mitad (24), lo que supone un 47,05%. Casi un 12% más de victorias que Lewis, quien además tiene otra dificultad llamada Max Verstappen.

Esta temporada, el neerlandés le ha robado el primer puesto en siete ocasiones, por las cinco de Hamilton y las tres sobrantes que se llevaron Sergio Pérez, Esteban Ocon y Daniel Ricciardo. Eso significa que esta temporada incluso ha empeorado su ratio (33,33%).

Teniendo en cuenta el hambre voraz del de Red Bull junto al de otros muchos pilotos que están a la espera de los nuevos coches de 2022 para igualar sus máquinas con la del inglés, Hamilton tiene una papeleta muy complicada para convertirse en el hombre récord de la F1.