Sin la nueva unidad de potencia de la que sí gozó Charles Leclerc en el Gran Premio de Rusia, Carlos Sainz completó su mejor fin de semana con Ferrari en Sochi.

El madrileño, tras completar una excelente clasificación que le permitió salir en primera línea, adelantó a Lando Norris al comienzo de la carrera y lideró en la parte inicial.

Ya en el tramo final, una vez que la lluvia comenzó a golpear con fuerza, Sainz puso los intermedios y logró remontar puestos hasta alcanzar la tercera posición.

Con el de Sochi, Carlos Sainz suma su tercer podio en la presente temporada tras los logrados en Azerbaiyán y Hungría. A su vez, el '55' escala hasta la sexta posición del Mundial de pilotos con 112,5 puntos, 7,5 más que Charles Leclerc, que tan solo ha logrado un podio (Silverstone) y sobre el trazado ruso no puedo superar la decimotercera posición.

 

"Ha sido un año complicado y ahora es un buen momento. Este fin de semana ha sido el mejor, por mi parte, como piloto de Ferrari, con un buen sábado y un buen domingo. Hay cosas que mejorar porque quiero asegurarme de que el año que viene puedo liderar un gran premio sin sufrir tanto con los neumáticos. En Ferrari queremos ganar carreras", señaló Carlos tras la carrera.

Mattia Binotto, jefe de los de Maranello, alabó el trabajo de Sainz: "Veamos los aspectos positivos del fin de semana. Carlos tuvo un fin de semana sin errores. Ha tenido una buena sesión de clasificación y tuvo una buena arrancada, además de que gestionó muy bien los neumáticos y la decisión de montar los intermedios fue oportuna, así que estoy muy contento por su podio".

"También queremos montar la cuarta unidad de potencia en el coche de Carlos lo antes posible. Sin duda nos dará una ventaja, pero también tenemos que evaluar la pista donde podemos hacer esta elección", añadió Binotto, que espera que el madrileño pueda contar cuanto antes con el cuarto motor.

Tres podios de Sainz por uno de Leclerc, sexto y séptimo en el Mundial... y la sensación de que el periodo de adaptación y rodaje del '55' en Ferrari ya ha llegado a su fin. Los del "Carlos es el escudero de Charles" o "Sainz está calentando el asiento a Mick Schumacher" ya se van escondiendo.