Qué importante es creer en el fútbol. Qué importante es tener una mentalidad positiva, por más mal que vengan dadas e independientemente del rival que tengas enfrente. Sí, es clave. Clave es el aspecto emocional. Clave es creérselo. Porque si uno se lo cree, juega con ventaja. Y por eso el Real Madrid ganó en El Clásico. Y por eso el Barça perdió en el Camp Nou.

Porque los blancos tenían claro cuál era su plan. Y también tenían claro que eran superiores. Que estaban mejor. Que llegaban en un estado de forma que les hacía estar por encima del Barça. Sí, la pelota no iba a ser suya... pero las áreas, las dos, iban a ser madridistas.

Y ahí es dónde se decide todo. Puedes tener más posesión. Puedes tocar y tocar en mediocampo... pero lo que mandan son los goles. Goles como los que no marcó el Barça a pesar de dominar y que sí marcó el Real Madrid con un juego veloz y a la contra directo a buscar a Ter Stegen.

El Barça falla... y el Real Madrid acierta

Tuvieron hasta tres claras los de Koeman. Tres. Una de Dest, clarísima, que se fue a Alicante. Otra de Piqué con la cabeza en un remate que se quedó en 'casi'. Y una última de Ansu Fati que taparon bien tanto Militao como Alaba.

Pusieron, como suele decirse, la pierna dura. Justo lo que no hicieron los azulgranas en el gol de David. Memphis prefirió no seguir al defensa, pensando que para qué si es defensa, Mingueza estuvo blandísimo al corte... y luego Eric García no tuvo ganas de ponerse delante para tapar el tiro. El resultado, 0-1.

Vinicius fue el autor del pase. El brasileño hizo lo que quiso en el Camp Nou. ¿Que tenía delante a Mingueza? ¿A Dest? ¿A todos? Pues no importaba. El brasileño está sin duda en su mejor momento desde que aterrizó en Madrid. Juega y hace jugar. Y levanta la cabeza. Y tiene esa calma que define a los grandes de los mejores.

Ancelotti lo sabe, como también sabía que el Barça iba a ahogar en la segunda parte... pero que le falta mordiente. Así pues, agazapados, los blancos buscaron la contra para cerrar el partido y tuvieron hasta tres ocasiones para cerrar el envite. Lo hicieron con Lucas Vázquez en el descuento, justo cuando podría haber llegado el 1-1... pero lo que llegó fue el 0-2.

Al menos marcó Agüero

Ya con todo listo para sentencia, Agüero marcó el primer gol como azulgrana y dio la única alegría del Clásico al Barça. El Real Madrid, como el Atlético, han noqueado a los de Koeman. Y prácticamente de la misma forma.