Una década transcurrió desde que, en 2007, un desconocido central procedente del Oporto recaló en el Santiago Bernabéu con la etiqueta de 'desconocido' y una losa de 30 millones de euros pesando sobre él, hasta que en 2017, con la vitola de leyenda de club blanco, dio un paso al lado para la regeneración de la plantilla.

Tras 10 años en la 'Casa Blanca', Pepe voló hasta Turquía para continuar su carrera en el Besiktas, Ahora, tras su regreso al Oporto, el central luso ha repasado su paso por el Real Madrid en 'Expresso'.

Desde su fichaje, muy criticado por el montante al que ascendió, hasta su 'cambio de rol' con Carlo Ancelotti, Pepe creció como jugador y persona, en parte, por anécdotas vividas con jugadores como Fabio Cannavaro.

"Ufff... ¿Mi fichaje por el Real Madrid? Todo fue muy rápido, pero de hecho podría haberme ido antes, pero no al Madrid, sino al Deportivo La Coruña, al final de mi primer año en Oporto. El presidente Pinto da Costa me dijo: 'No, no, no, de ninguna manera, te quedarás más aquí en el FC Porto'. Pero la prensa seguía escribiendo algunas cosas y Jorge Mendes me decía otras", relata.

"Hay un club de Inglaterra interesado, está este otro...' Y cuanto más jugaba, más clubes aparecían. En el tercer año renové por otros cinco y al final de temporada llegó la propuesta del Real Madrid, aunque tuve otras oportunidades. Y tenía muchas ganas del Real Madrid, a pesar de que mucha gente me decía que estaba loco por ir allí, porque era muy difícil y, sobre todo, porque era un cementerio de centrales", cuenta Pepe.

Y es que el defensa vio la opción de triunfar de blanco: "En ese momento, el Real tenía un hueco para llenar desde la salida de Hierro y yo quería este desafío. Todavía intentaron que yo fuera a otro lado, pero yo siempre fui muy directo: '¿Real no quiere? ¿No paga al FC Porto? Si hace todo eso entonces, está hecho'".

30 'kilos', una losa muy pesada para un desconocido llamado 'Pepe'

"Costé 30 millones de euros y viniendo de un campeonato como el portugués... La prensa española es mucho más dura que la portuguesa, eso lo garantizo. Mi fichaje fue así: dejé la concentración del Oporto, compré ropa en el aeropuerto y cuando llegué a T4 de Madrid tenía muchos periodistas esperándome", dice.

Pepe desvela la advertencia de Jorge Mendes ante eso: "Cuando salgas por la puerta, vas tener mucha gente a tu lado. 'Pepe, Pepe, ¿traes los 30 millones en ese bolso?' Oye, no sabía qué decir; Sentí un pequeño empujón en la espalda y a Jorge decir: 'Vamos, vamos, no hables'. ¿Los 30 millones? ¿Tú qué crees? No sabía hablar español. Entonces, sí, fue difícil".

La anécdota jamás contada con Cannavaro

El central, además, habla de Cannavaro y de algo que jamás se había contado: ""Bueno, ahora les puedo decir esto, porque han pasado muchos años y somos amigos: pasó con Cannavaro. En la pretemporada prácticamente no hablaba, solo entrenaba y miraba, porque soy muy observador. Aquello era trabajo y más trabajo. Entonces, íbamos en el avión a Austria y sucedió que él se sentó delante de mí..."

"Lo pillé leyendo una revista y, cuando me di cuenta de que se había acabado y que el avión iba a aterrizar, me puse valiente y le dije: 'Cannavaro, Cannavaro [hablando en voz baja], ¿me pueden dar la revista?'. Y Cannavaro miró hacia atrás y me dijo: '¿Cannavaro? Mi nombre es Fabio'. Y me dio la espalda. No supe qué decir. Fueron segundos, tal vez minutos, pero eso pareció una eternidad, hasta que me dio la revista", cuenta.

Gestión de egos en un vestuario como el del Madrid

"No era un vestuario fácil. Allí, todos son jugadores de selección de alto nivel. Y por lo tanto, todos son importantes, no solo esos once titulares. Pero es una presión brutal: si ganas, las cosas van bien, te quedas en el equipo y en el club; si no ganas te vas, otro jugador entra en tu lugar y listo. Si no tienes rendimiento, tienes a otros esperando que quieren tu lugar para apretar; así que siempre debes estar a un alto nivel".

La sinceridad de Ancelotti, clave para su continuidad

"Cuando firmó Ancelotti, yo estaba de vacaciones y no me iba muy bien. Había habido esa confusión con Mourinho, se especulaba en la prensa española con mi situación... Todo eso. Y luego me llamó Ancelotti y fue muy honesto: 'Mira, Pepe, tengo a Sergio Ramos, tengo a Varane, que tiene mucha calidad, y te tengo a ti. Ya te digo que no eres la primera opción", cuenta el central.

Ante eso, respondió: "Está bien, Míster pero ¿qué quiere? ¿Quieres que me vaya?' Y me dijo: 'No, no, no, quiero que te quedes, pero también quiero que sepas que no eres mi primera opción'. A continuación dije: 'Acepto. ¿Pero el míster me dará la oportunidad de luchar por mi lugar, en igualdad de condiciones? ¿Sin preferencias?'. Ancelotti respondió: 'Esto es exactamente lo que esperaba escuchar'.

Carlo, la lesión de Pepe y la foto de Lisboa

Pepe, además, menciona a Diego Costa a la hora de hablar de sus lesiones: "Yo había sufrido una lesión en Valladolid y, si recuerdas, Diego Costa (en el Atleti) se había ido a hacer algún tratamiento fuera de España. Yo no fui a ningún sitio, conozco mi cuerpo, y decidió que cuando llegara el momento del último entrenamiento, le diría a mi entrenador si estoy bien o no".

"Durante 15 o 20 días no entrené, solo hice tratamientos y tratamientos y en vísperas de la final, ya en Lisboa, le dije a Ancelotti: 'Mister, todavía me duele'. Y él: 'Esperamos un poco más, mañana luego veremos'. Al día siguiente, volví a sentir ese dolor y me di cuenta de que me iba a perder la final", expresa el central.

Ancelotti, según cuenta Pepe, insistió: "¿No quieres entrar solo para estar en la foto? Te lo mereces, hombre', me dijo. 'Míster, imagínese que entro, me lesiono y tiene que quemar un suplente por eso. No necesito jugar la final para sentirme ganador de la Champions..."