Eder Militao no pudo terminar el partido entre el Real Madrid y el Athletic. El central, titular en el Santiago Bernabéu contra los vascos, se llevó un golpe fortuito de Kenan Kodro e inmediatamente hizo gestos de sentirse mareado. A pesar de los esfuerzos de los sanitarios blancos se tuvo que retirar a vestuarios.

Todo sucedió en el minuto 53 del partido, cuando el delantero de los vascos y el central madridista se vieron las caras en el verde. El zaguero sufrió un leve golpe en la zona ocular, y con las manos ya dejo entrever que estaba indispuesto.

Salió del campo para ser atendido pero Zidane ya estaba avisado por los galenos de que la cosa pintaba fea. Inmediatamente, Nacho se despojó del chándal para lucir la blanca y salir al terreno de juego en el minuto 58. Lo primero que hizo fue estrellar un balón en el larguero.

Lo cierto es que sufrió bastante con un siempre veloz Iñaki Williams. En el primer acto, el jugador del Athletic le ganó alguna que otra jugada por velocidad en ataque que terminaron en ocasiones para los de Garitano.

Eder Militao ya protagonizó un mareo en verano justo el día de su presentación con el Real Madrid. En rueda de prensa estuvo cerca de desmayarse después de sentirse completamente indispuesto. El viaje, la presión y los nervios del primer día pasaron factura al central.