Tras una temporada de ensueño en el año del centenario del Valencia Club de Fútbol, y a poco más de 15 días para el comienzo de LaLiga, han saltado todas las alarmas en las oficinas de Avenida de Suècia. Debido a ciertas discrepancias con el dueño del club de la ciudad del Turia, el singapurés Peter Lim, el director general del conjunto 'ché', Mateu Alemany, podría estar a punto de consumar su salida del club valencianista.

Mateu Alemany ha sido uno de los grandes artífices de un proyecto que ha vuelto a llevar al Valencia a las posiciones altas de LaLiga, logrando dos clasificaciones consecutivas a la Champions League y cerrando la temporada pasada alzando la Copa del Rey, en una final que quedará para los anales de la historia del equipo blanquinegro.

La situación podría teñirse de tintes aún más negros si de confirmarse la salida del director general, el efecto dominó llevará también a la dimisión del técnico, Marcelino García Toral, siempre respaldado por Alemany, incluso en las situaciones más adversas.

Las réplicas del terremoto no han tardado en sucederse. A las puertas de las oficinas del club, se han agolpado decenas de aficionados valencianistas que han pedido a Mateu su continuidad y han cargado duramente contra el presidente 'ché', Anil Murthy, que a su llegada al aeropuerto de Manises ha manifestado que "no ve posible la continuidad de Alemany". Además, el capitán del Valencia CF, Dani Parejo, dejó caer en sus perfiles de redes sociales el descontento generado tras saltar la noticia.

 

La estabilidad de un club con un proyecto de futuro se encuentra en el alambre. La intranquilidad y el desconcierto están sembrados en el núcleo interno del equipo y entre los aficionados, mientras que Peter Lim, epicentro del conflicto, ni está ni se le espera por Valencia. ¿Cuál será el próximo capítulo de este 'thriller'?