Frente a las graves consecuencias sanitarias, económicas y sociales que ha provocado la pandemia de coronavirus, España ya se ha puesto manos a la obra en busca de nuevos mecanismos para la recuperación. Entre los principales objetivos está atraer de nuevo a los millones de turistas que recibimos cada año, uno de los motores fundamentales para el funcionamiento del país. En este sentido, España cuenta con una amplia oferta para disfrute del visitante, con rutas gastronómicas o temáticas, pero también culturales.

Es este último el tipo de turismo que desean ofertar desde el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España y Paradores de Turismo. Ambas organismos han presentado un plan estratégico de promoción conjunta para animar a que los extranjeros viajen a nuestro país para conocer de cerca las joyas que se distribuyen a lo largo y ancho del territorio. Aquí te explicamos cuáles son las 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad que existen y qué maravillas podemos encontrar en ellas.

1. Alcalá de Henares (Madrid)

Según detallan desde el Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad, esta ciudad, que nació en 1547, "simboliza como ninguna otra" el nexo de unión entre el lenguaje, la literatura y el Patrimonio, con la firma de un Miguel de Cervantes que vivió allí sus primeros años: "Atesora importantes yacimientos arqueológicos, un excelente entramado medieval y, sobre todo, la perfecta Ciudad del Saber y Ciudad de Dios".

2. Ávila

De Ávila dicen que es "la muestra más interesante y mejor conservada de lo que fuera una ciudad amurallada del Medievo español", y que allí se observa un nítido reflejo del pasado de España. ¿Qué se puede ver allí? Su ciudad antigua, sus Iglesias Extramuros; templos, conventos y monasterios monumentales que guardan "el espíritu religioso de los más altos exponentes de la mística española", así como su "carácter guerrero y defensivo". Por si fuera poco, allí nació y vivió Teresa de Jesús.

3. Baeza (Jaén)

Eje de actividad y nudo de comunicaciones. Así es Baeza, pero no solo eso. El Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad recuerda que se trata de un asentamiento estratégico depositario "de las más representativas memorias urbanas, y presenta una fortísima carga patrimonial". Cuenta con numerosos yacimientos que determinan su evolución como gran urbe y símbolo del enlace entre el Estado y la Iglesia, y también con un gran sentido humanista fruto de su mezcla de culturas: Desde el músico Ramos de Pareja hasta el poeta Antonio Machado.

4. Cáceres

Tierra extremeña que deja un impresionante legado como resultado del paso de muchas civilizaciones. Tiene una impresionante variedad artística, histórica y espacial: "Esta diversidad nos permite acceder a la Ciudad Monumental por una puerta romana o por una de estilo Barroco; adentrarnos en una judería nada más salir de una torre almohade o admirar una fachada mudéjar al lado de un palacio renacentista", dicen desde el Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad, que recuerdan: "No es lo mismo pasear por sus calles y plazas por la mañana que por la noche, en otoño o en primavera".

5. Córdoba

Su belleza reside en su antigüedad, porque es una de las más antiguas de Europa (fundada a mediados del siglo II a. C.): "Córdoba es cruce de caminos, siendo cuatro veces capital a lo largo de su historia: de la Bética, la provincia más romanizada del Imperio; del Califato Omeya, en el siglo X; del Judaísmo, gracias a su Judería y a Maimónides; y de la frontera cristiana durante los últimos siglos de la Reconquista". Murallas, puentes, templos, conventos, estatuas, casas señoriales y tradiciones dan fe de ello.

6. Cuenca

Primitivos y árabes la hicieron suya -se llamaba Kunka- hasta que Alfonso VIII quiso poseerla en 1177, reconvirtiendo todo su significado religioso. El agua quiso rodearla del color verde y trazar sus característicos contornos, que la llevó a configurar su extraña arquitectura, con casas colgadas al borde del abismo. Desde sus estrechas y empinadas calles hasta sus plazas y fuentes hacen de Cuenca una ciudad única que, según dice el Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad, "habrá de ser una experiencia para el visitante que le obligará al regreso".

7. Ibiza

Otro de los grandes enclaves que mantiene aún la huella de las muchas civilizaciones que la han habitado a lo largo de los siglos. Su mar, sus playas, su reconversión como territorio clave para las rutas de navegación en el mediterráneo la hacen única. De la etapa púnica, romana, bizantina y musulmán puede darse uno cuenta dando un paseo por sus extensiones, entre las que destaca "un trazado casi laberíntico de calles estrechas, callejones y plazas adaptadas a la topografía natural". Elementos del triple recinto de las murallas musulmanas y su fortaleza renacentista, entre los sitios a visitar.

8. Mérida (Badajoz)

Fundada en el año 25 a. C. se concebió con el nombre de Emerita Augusta y conserva aún un potentísimo legado histórico ya conocido a nivel mundial: el teatro, el anfiteatro, el circo, los templos, los puentes y acueductos son algunos de los elementos que explican con su presencia que Mérida uno ha sido una ciudad al uso para los romanos. "Durante siglos y hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, Mérida fue un importantísimo centro jurídico, económico, militar, cultural y una de las poblaciones más florecientes en época romana", cuentan desde el Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

9. Salamanca

La ciudad renacentista española por escelencia. Lo dicen no solo los historiadores, también su estética arquitectónica y urbana, llena de palacios, conventos, casonas y plazas. Y con figuras tan conocidas como fray Luis de León o Francisco de Vitoria. Cabe recordar que, si bien en 1988 fue nombrada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, unos años más tarde, en 2002, se alzó como Capital Europea de la Cultura. Su universidad, sus estudiantes y los lazos con otros países europeos reivindican su importancia.

10. San Cristóbal de la Laguna (Tenerife)

Su nacimiento data de unos años posteriores al descubrimiento de América, 1497, con un objetivo claro: ofrecer un desarrollo intelectual humanista, pero no es su único atractivo: "La Laguna ha sido eje político, económico y social de Tenerife durante cuatro siglos, lo que se evidencia en el señorío austero de su arquitectura y la sobria belleza de sus monumentos, edificios públicos y numerosos templos". A destacar: sus viejas casonas y palacetes con fachadas de colores intensos o pórticos de piedra. Pero sobre todo un espíritu de convivencia producto del nexo entre culturas.

11. Santiago de Compostela

La ciudad gallega se ha ido posicionando con el tiempo como una ciudad de carácter universal por ser una de las metas de la peregrinación tanto cultural como religiosa, porque son muchas las personas que aprovechan las rutas que acaban en un territorio que se alza imponente tras el fin de una larga caminata. Palacios, monasterios, templos y plazas acompañana a su preciosa catedral, motivo de orgullo de un territorio que no ha dejado de crecer a lo largo de los siglos manteniendo su esencia, la que los relatos le han regalado a partir del hallazgo de la tumba del Apóstol Santiago.

12. Segovia

Un acueducto, un alcázar, iglesias románicas, todo su enclave... qué se puede decir a estas alturas de Segovia que no se sepa ya, pues lleva formando parte desde 1985 de la lista de Ciudades Patrimonio. Al margen de su increíble arquitectura, cabe reseñar allí fue proclamada reina de Castilla Isabel I, la Católica, y se guarda el primer libro impreso en España: 'El Sinodal de Aguilafuente'. Además, sus calles y plazas están llenas de arte y cultura como ninguna otra: música, teatro y danza confluyen en un espacio de suma importancia en el desarrollo de la historia española.

13. Tarragona

Antiguamente conocida como Tarraco, es corazón de un proceso histórico de cambios al pie del Mediterráneo donde se llevó a cabo el primer campamento militar del país. Con el paso de los años se convirtió en la capital de la Hispania Citerior, y de ahí su legado de murallas plazas, bajos de viviendas y hasta un anfiteatro que ha sido tanto lugar de culto como prisión. Sin olvidar, por supuesto, su catedral medieval que, según el Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad, suponen en conjunto "un ejemplo único entre las ciudades del Occidente romano, tanto por la cantidad como por la calidad y el estado de conservación de sus edificios".

14. Toledo

La tradición judía, cristiana y musulmán también embellecen de forma sorprendente una ciudad con un patrimonio histórico como pocas en el mundo, pues ha sido escenario del crecimiento y desarrollo del ser humano durante muchos siglos. Aquí se han vivido batallas de suma trascendencia, revoluciones culturales y transformaciones arquitectónicas, con templos, teatros, anfiteatros, circos, murallas y acueductos, que se convirtieron en un fiel ejemplo del porvenir de la humanidad.

15. Úbeda

La 'asombrosa', la 'recatada' o la 'reina mora' son algunos de los nombres que ha recibido una de las ciudades andaluzas con más renombre. No solo por ser punto estratégico del comercio, sino también por la asombrosa construcción de un conjunto de palacios que reflejan el poder y la riqueza de los altos estamentos de la sociedad. A destacar en Úbeda quedan la Sacra Capilla de El Salvador, el Palacio del Deán Ortega, actual Parador de Turismo; el Palacio del Marqués de Mancera; la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, con fachada renacentista y claustro gótico.