El pasado 18 de febrero el rover Perseverance de la NASA aterrizó en la superficie de Marte después de siete meses de trayecto interplanetario y tras superar con éxito los llamados 'siete minutos de terror'. Su objetivo en los próximos dos años es encontrar restos de vida microbiana antigua y recolectar muestras de microfósiles para analizarlos en la Tierra.

De momento no hay novedades sobre el hallazgo de vida en el planeta rojo (no hace ni un mes desde que el Perseverance se posó sobre el cráter Jezero), pero sí que hemos podido ver imágenes de la superficie marciana tomadas por el rover de la NASA. Estas fotografías, además de sorprender a todo el mundo por la nitidez con la que muestran a nuestro planeta vecino, también nos han transportado hasta un paisaje muy familiar en España: el de las Islas Canarias.

"La zona en la que ha aterrizado este robot, de barrancos sinuosos y antiguos ríos, es muy parecida al paisaje de Lanzarote o de Fuerteventura, porque el origen es el mismo: volcánico", explica a laSexta.com Inés Galindo, jefa de la Unidad de Proyectos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) en Las Palmas de Gran Canaria.

Lanzarote y Marte, parecidos más que razonables

El planeta rojo, en sus primeras fases evolutivas, tuvo ambientes y sistemas geológicos muy similares a los que se observan a día de hoy en Canarias. Tenía volcanes activos, ríos, lagos y mares, como sucede actualmente en el archipiélago, según explican en la web del Instituto de Geociencias IGEO. Además, la superficie de Marte está formada por rocas basálticas, el mismo material que se ha expulsado en las erupciones más recientes en Lanzarote, como son las del volcán Timanfaya (1730-1736) y la del Tinguatón (1824).

De hecho, esta isla está considerada uno de los análogos de Marte más importantes a escala internacional, según se recoge en un artículo de la revista académica 'Journal of International Geoscience'. La razón de este parecido no solo responde a los tonos áridos y rojizos de ambos paisajes, sino también a que en Lanzarote aparecen elementos geológicos que se repiten en el planeta vecino, como los tubos de lava, las coladas o los conos, todos ellos de un marcado carácter volcánico.

 

El suelo canario, un laboratorio para las principales agencias espaciales

Las similitudes físicas entre Canarias y otros cuerpos como la Luna o Marte han convertido al archipiélago en una de las zonas más importantes del mundo para las investigaciones relacionadas con la geología planetaria y la astrobiología.

"Marte era un gigantesco Canarias. Los procesos geológicos de interacción de las rocas con la atmósfera y el agua nos permiten aproximar algunos eventos que ocurrieron allí y comprender Marte a partir del estudio de estas islas", reconoce en la web del IGEO Jesús Martínez Frías, doctor en Ciencias Geológicas que ha entrenado a miembros de la NASA en la superficie de Lanzarote antes del lanzamiento del Perseverance.

En esta isla también se ha instalado desde hace cuatro años el proyecto 'PANAGEA' de la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha trasladado a Lanzarote a astronautas, geólogos o ingenieros para que experimenten cómo sería explorar el suelo de Marte, dónde podrían refugiarse o buscar vida y qué herramientas necesitarían para vivir en el planeta rojo, según Europa Press. En este programa ha participado, entre otros, el actual ministro de Ciencia, Pedro Duque.

Además de Lanzarote, la isla de Tenerife también ha sido una de las más explotadas por los científicos y astronautas de todo el mundo, en especial el Parque Nacional del Teide, que ha albergado varias pruebas de rovers que iban a ser enviados a Marte. En 2011, por ejemplo, el vehículo robótico Bridget recorrió las Minas de San José y, en 2017, la ESA realizó las pruebas del robot Lucid en la isla 'chicharrera'.

Timanfaya, de parque nacional al lugar en el que casi aterriza el Perseverance

Otro de los vínculos entre el archipiélago canario y el rover de la misión Mars2020 tiene relación con el aterrizaje del robot en Marte. La NASA, con el objetivo de "controlar el terreno" donde se iba a llevar a cabo la operación, decidió dividir la zona en cuadrículas, y algunas de ellas fueron bautizadas con nombres de accidentes geográficos canarios.

"A cada cuadrícula le asignaron el nombre de un lugar donde hubieran entrenado equipos o vehículos de la agencia, o simplemente de lugares significativos geológicamente", afirma Galindo. Estaban, por ejemplo, 'Timanfaya', 'Lanzarote' o 'Teide', aunque no eran los únicos representantes españoles: otro lugar que cedió su nombre a un pedazo de la superficie marciana fue Monfragüe, un parque nacional ubicado en la provincia de Cáceres.

"El plan de la NASA era que el rover cayera sobre una de estas cuadrículas", detalla la geóloga. Concretamente, se preveía que la operación se llevara a cabo en 'Timanfaya', localizada en el centro de la elipse de aterrizaje y que hace referencia al parque nacional del mismo nombre en Lanzarote donde han entrenado varios rovers en los últimos años. Sin embargo, la nave tuvo que desviarse por razones de seguridad y finalmente aterrizó en la cuadrícula del 'Cañón de Chelly', una región entre 'Timanfaya' y 'Teide' y que aquí en la Tierra encontramos en el estado de Arizona, en Estados Unidos.

El cambio de última hora, pese a todo, no ha impedido presumir de su tierra a Dolores Corujo, presidenta del Cabildo de Lanzarote. "Es un motivo de orgullo enorme y representa una oportunidad inmejorable para la promoción de la isla, ya que durante los próximos días escucharemos los nombres de Lanzarote y Timanfaya en foros científicos y en informativos internacionales", apuntaba la presidenta en un comunicado publicado un día antes del aterrizaje del Perseverance.

La identificación de Timanfaya con la superficie de Marte, según Corujo, "demuestra que no somos unos desconocidos en el mundo de las agencias espaciales" y que el paisaje de la isla es "extraordinario, único e irrepetible", lo que convierte a Lanzarote en "un destino turístico inimitable".

Desde el Instituto de Geociencias también sacan pecho de la relación entre Canarias y la NASA. "Lanzarote es Marte en la Tierra, pero Timanfaya está ya en Marte", resalta Martínez Frías.