EN UNA PIEZA DE ÁMBAR

EN UNA PIEZA DE ÁMBAR

La garrapata más antigua del mundo es española y vivió hace 105 millones de años

El parásito, descubierto en el yacimiento de ámbar de la Cueva del Soplao, en Cantabria, vivió en el mismo periodo en el que se extinguieron los dinosaurios. Hasta ahora, los restos de ejemplares más antiguos de garrapata se habían encontrado en Birmania.

Encuentran en Cantabria la garrapata más antigua del mundo que vivió hace 105 millones de años
Encuentran en Cantabria la garrapata más antigua del mundo que vivió hace 105 millones de años | Agencias

Un equipo de científicos españoles ha descubierto en el yacimiento de ámbar de la Cueva del Soplao, en Cantabria, la garrapata más antigua del mundo, un insecto que vivió en el Cretácico hace 105 millones de años, el periodo de la prehistoria en el que se extinguieron los dinosaurios.

Hasta ahora, los ejemplares más antiguos de garrapata se habían encontrado en el yacimiento ambarino de Myanmar (Birmania), que es uno de los más prolíficos del mundo y que, con 99 millones de años de antigüedad, también corresponde al Cretácico.

De hecho, Nature Communications publicaba un estudio liderado por el investigador del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Enrique Peñalver, que confirmaba que las garrapatas se alimentaban de la sangre de los dinosaurios hace 100 millones de años.

La investigación adjuntaba una pieza de ámbar (resina fosilizada) de Myanamar en la que había quedado capturada una garrapata adherida a una pluma de dinosaurio, la primera evidencia de la interacción entre ambos grupos.

El mismo trabajo analizaba también varias garrapatas aisladas (todas ellas encontradas en el yacimiento de Myanmar) y establecía que dichos insectos pertenecían a un nuevo grupo de garrapatas bautizados como 'Deinocrotonidae'.

La nueva pieza de ámbar hallada en España es algo "excepcional" porque además de la garrapata más antigua del mundo "contiene más de cuarenta insectos, como escarabajos, avispas, mosquitos, algún ácaro, pequeños colémbolos, restos vegetales y algunas partículas del suelo en el que cayó", ha explicado Enrique Peñalver en una rueda de prensa.

Aunque la investigación con escáner dará más información, de momento los científicos han determinado que se trata de una garrapata macho del grupo de los 'Deinocrotonidae' que no contiene sangre en su interior.

Seguro que te interesa

EFE | Madrid | 21/12/2017

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.