NUEVAS MEDIDAS EL 1 DE JULIO

Las ITV se endurecen, pero el clásico truco para la prueba de gases sigue funcionando

En apenas unos días llegan nuevas medidas a las pruebas de las inspecciones técnicas, pero los trucos clásicos siguen funcionando.

Publicidad

Hace unos días lo anunciábamos: el próximo 1 de julio, dentro de una semana, entrará en vigor el nuevo manual técnico de Inspecciones técnicas que modifica algunas pruebas de las que se realizan en las diferentes estaciones de ITV repartidas por terreno español. Se trata de pequeñas modificaciones que sirven para recuperar algunas pruebas y comprobaciones que, a consecuencia de la pandemia de COVID-19 no se han podido realizar y que dentro de una semana comenzarán a llevarse a cabo de nuevo:

  • Comprobación del troquelado que muestra el número de bastidor del vehículo en caso de que éste se encuentre en el habitáculo
  • Realización de pruebas de emisiones a través del puerto OBD-II en aquellos vehículos susceptibles de llevarse a cabo

En cualquier caso, pese a que se trata de pequeñas modificaciones que afectan a buena parte de los usuarios que acuden con sus vehículos a la ITV, la realidad es que a día de hoy son muchos los conductores que aún temen a las ITV, acudiendo a las mismas con miedo de suspender la prueba y meterse en un lío que, muchas veces, es posible evitar siguiendo algunos consejos sencillos con los que superar las mediciones de gases contaminantes, primer filtro a superar.

La 'prueba italiana' con la que superar la ITV

La medición de emisiones contaminantes es una de las pruebas que más 'víctimas' se cobra: muchos vehículos suspenden la ITV por culpa de no acudir a la estación con el vehículo en perfectas condiciones mecánicas, pero otros muchos no pasan la prueba simplemente porque el coche no se 'ha desperezado' lo suficiente. Como ya sabrás, en el caso de los vehículos con motor de gasolina, la prueba de gases evalúa la eficacia del catalizador y el funcionamiento de las sondas lambda, midiendo también el nivel de CO de los gases de escape emitidos.

Por otro lado, en el caso de los motores diésel, la única medición que se lleva a cabo es la de la opacidad de los gases, o lo que es lo mismo, lo 'negro' que sale lo que se emite por el tubo de escape. De esta manera, una de las claves para tener éxito en las pruebas de emisiones contaminantes es, para empezar, acudir con el coche a temperatura de servicio de forma que todos los fluidos y componentes del vehículo se encuentren caldeados para poder asumir la exigencia de la prueba.

Además, es recomendable tirar de lo que muchos llaman la 'puesta a punto a la italiana', que no es más que 'tirar de acelerador' justo antes de llegar a la ITV. Especialmente recomendable en los motores diésel, el exigir mucho al motor estirando su régimen de revoluciones con el pedal a fondo permite que los gases de escape alcancen temperaturas y velocidades más altas, efectuando en la práctica una limpieza de los conductos de escape que permite arrojar mejores resultados en la ITV.

También te puede interesar: La ITV cambia el próximo 1 de julio: regresa la prueba más exigente

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad