Durante los próximos días no va a ser sencillo moverse por ciertas zonas de Madrid que quedarán paralizadas en muchos casos y blindadas ante la celebración de la cumbre de la OTAN en la capital. Así lo ha explicado el jefe de Investigación de laSexta, Manu Marlasca, quien ha explicado en Más Vale Tarde algunas de las cosas que no se podrán hacer durante estos días.

Para empezar, las estaciones principales de tren, de metro y los acceso al aeropuerto de Barajas serán las zonas más complicadas. Todos estos transportes seguirá funcionando con normalidad, a excepción de una estación de metro de Ifema (L8) que estará cerrada, pero eso sí, los pasajeros tendrán que tener en cuenta que habrá un control extra y una seguridad reforzada.

Por eso, Marlasca recomienda evitar el aeropuerto el martes y el jueves y viernes, los días que se espera que las comitivas lleguen y se vayan de España. La normalidad volverá a la ciudad de Madrid el viernes a medio día, tal y como ha explicado, y los últimos coletazos de estas restricciones serán en el aeropuerto de Torrejón de Ardoz y en Barajas, que serán las últimas rutas en terminar de despejarse.

Como la situación del tráfico y del transporte público puede llegar a complicarse en ciertos puntos, se ha recomendado el teletrabajo a las empresas. No obstante, los trabajadores podrán acudir a sus puestos de trabajo con cierta normalidad, a excepción de aquellos que necesiten acceder al Ifema, un recinto frial que acoge a muchas empresas. Para ellos, hará falta un salvoconducto que demuestre que tienen que pasar a trabajar a esa zona.

En cuanto a los residentes y trabajadores del centro de Madrid, deben tener en cuenta que habrá zonas en las que no estará permitido aparar. Los vecinos que tengan garajes cerca de los hoteles en los que se van a alojar los representantes y comitivas de los diferentes países que participan en la reunión "no van a tener problema para acceder a ellos", pero "no se va a poder aparcar en la calle en ninguna de las cercanías de esos hoteles", explica Marlasca. Advierte así de que "la grúa va a retirar el coche con absoluta celeridad".

Con todo, aunque nadie va a tener ningún problema para moverse normalmente, sí habrá cierta incomodidad respecto a un día normal. Marlasca habla de horas clave: a primera hora de la mañana y por la tarde, entre las 16:30 y las 18:30 horas, momentos en los que se registrarán "continuos cortes de tráfico que van a dificultar la movilidad en l transporte privado".