Javier Borrás se desplaza a la playa de la Puebla de Farnáls, en Valencia, para mostrar en Más Vale Tarde las características que debe cumplir una playa para que sea accesible a personas con discapacidad.

Para que todo el mundo pueda disfrutar de la playa este verano, es indispensable que estén adaptadas para todo tipo de circunstancias. A la hora de que las personas con discapacidad puedan utilizarla es necesario conocer las medidas que deben cumplir.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que disponga de unos servios básicos adaptados como las duchas, el cambiador y lo más importante, una rampa preparada para personas con diversidad funcional.

A la hora del baño, es necesario habilitar una silla anfibia y unas muletas especiales para que el acceso al agua sea más cómodo. Además, para conseguir que el baño se desarrolle en un entorno más seguro, se debe habilitar una zona dentro del agua limitada con boyas.

Por otro lado, cabe destacar la importancia de preparar una zona a la sombra en la que cualquier persona que lo necesite pueda descansar sin tener que preocuparse por el oleaje. Otra de las destacadas singularidades de la playa es la barandilla que ayuda a mejorar la entrada al agua y a evitar posibles caídas.