Pablo Casado, el líder del Partido Popular, acudió con su familia a una misa en una iglesia anexa a la catedral de Granada en la que se rezó por el alma del dictador Francisco Franco. Según su partido, Casado acudió allí sin saber que se celebraría una misa de ese estilo, pese a que en su interior algunos de los asistentes portaban banderas franquistas.

Sobre ello ha reflexionado la presentadora de Más Vale Tarde, que llama la atención sobre el hecho de que el propio afectado por la polémica, Casado, no se haya pronunciado: "Echo de menos que, con toda la naturalidad del mundo, el propio Casado le quite importancia". Pero añade: "Yo creo que no corrigen porque quieren pescar votos en la extrema derecha".