Equipo de Investigación trató el caso de la desaparición Jesús María Baranda, un vecino Castro Urdiales, y el posterior hallazgo de su cráneo. Su pareja, Mari Carmen Merino, ha sido declarada culpable por un jurado popular en el juicio que se ha celebrado este mes.

En el programa, emitido el cuatro de noviembre, varios expertos relatan que los investigadores encontraron en la vivienda de Jesús Mari -poco después de su desaparición- su testamento, escondido entre papeles sin valor. El documento había sido modificado el 21 de agosto de 2018; seis meses antes de su desaparición.

El notario Ignacio Navas relata ante las cámaras que los beneficiarios eran sus dos hijos y Mari Carmen. Ella habría percibido "la misma cuota que los hijos", indica el experto. Sin embargo, también puntualiza que no es posible cobrar una herencia si el testador está desaparecido. "El causante tiene que estar fallecido. Si no se presenta el certificado de defunción, no hay nada que heredar".

Según señala el notario, "no se ha hecho una valoración en forma del dinero que recibirían, pero si el piso lo valoramos en unos 170.000 euros, la plaza de garaje en unos 20.000 y luego tiene 150.000 en el banco, en total son unos 340.000 euros, por lo que cada beneficiario se llevaría 114.000 euros", afirma. Puedes ver toda la información en el vídeo que encontrarás en la parte superior.

Por otra parte, Equipo de Investigación entrevistó a varias personas del entorno de Mari Carmen. La mujer, según sus conocidos, continuó con sus rutinas -entre las que estaban las sevillanas y el maquillaje- tras matar a su pareja. Puedes conocer los relatos en el siguiente vídeo.