Después de 13 años en antena, El Intermedio celebra sus 2.000 programas junto a invitados muy especiales. Sin embargo, varias llamadas han estado a punto de arruinar el especial que el equipo tenía preparado.

El primer invitado que ha cancelado su cita ha sido Antonio Banderas, que le ha dicho al presentador que le "es imposible" estar con el equipo en la celebración.

Justo después, Manuela Carmena ha llamado a El Gran Wyoming para comentarle que tiene que asistir a "una carrera nocturna de patinete que va a ser la monda". Y cuando el presentador le ha preguntado si le podía "enviar al niño", haciendo referencia a Íñigo Errejón, la alcaldesa le ha dicho que "tiene clase de kárate".

Joaquín Sabina ha sido otro de los invitados que ha dejado plantado a El Intermedio y es que el cantante ha contado que "tiene problemas de afonía", lo que le imposibilita ir a la fiesta.

Entonces, El Gran Wyoming se ha empezado a poner nervioso porque veía peligrar su programa: "Ahora sé como se siente Pablo Iglesias, viviendo en una mansión y traicionado por todos".

Cuando pensaba que nada podía ser peor, el presentador ha recibido la llamada de José Luis Rodríguez Zapatero, que está "implicado en una tarea importante de dos tribus del Congo" y tampoco puedo asistir al evento.

Sin embargo, todo ha salido adelante y, finalmente, el programa se ha podido celebrar por todo lo alto. Miguel Ríos y El Gran Wyoming nos han recibido al ritmo de 'Bienvenidos'.

Además, Sandra Sabatés nos ha dado la bienvenida con un discurso muy emotivo en el que ha recordado a todo el equipo que hace posible que El Intermedio salga adelante.