El secretario general de UGT cree que tras el 'no' de la patronal a la propuesta de aumentar las cotizaciones para garantizar las pensiones se esconde "la presión política" y el miedo a reconocer que la única alternativa era "recortar las pensiones y aumentar la edad de jubilación".

Así lo ha puesto de manifiesto en una entrevista en Al Rojo Vivo horas después de cerrar un acuerdo con CCOO y el Gobierno para aumentar las cotizaciones de los trabajadores un 0,1% y de las empresas, un 0,5% para rellenar la hucha de la pensiones.

"No ha habido ninguna propuesta por no pueden cargar con el coste de plantear que solo hay una alternativa: recortar pensiones y aumentar la edad de jubilación. También hay una situación de presión política sobre la patronal que a nadie se le escapa después de lo que hemos visto con el SMI. No quieren que se sumen a acuerdos positivos para el país", ha señalado.

Pepe Álvarez también les ha acusado de "sacar argumentos de donde no tienen" y de elegir una "posición insolidaria con España y los españoles". Por ello, les ha instado a "ayudar a la recuperación económica" porque, para que "el consumo esté en buenas condiciones, se requiere que el país tenga confianza".

Preguntado por la acogida de Bruselas, sí ha reconocido que sería más "positivo" que el acuerdo contara con "las organizaciones empresariales", pero considera que "examinarán cuáles son los efectos sobre el sistema y verán que todo queda compensado". En este sentido, considera que nuestro país "habrá dado un paso más para conseguir los 10.000 millones de los fondos de reconstrucción".

Unai Sordo cree que la patronal se ha posicionado igual que con el SMI

Unai Sordo, el secretario general de CCOO, se ha pronunciado en la misma línea que su homólogo en UGT. Considera que la patronal siempre se refiere a una posible falta de creación de empleo para justificar su postura.

"Siempre dicen lo mismo. Lo dijeron con la subida del SMI y estamos saliendo de la crisis con una creación de empleo más rápida que en anteriores crisis. Hemos recuperado los niveles de cotizantes de antes de la pandemia", ha señalado en una entrevista con Antonio García Ferreras.

Respecto a la postura de Bruselas, cree -al igual que Pepe Álvarez- que "si se garantiza el flujo de ingresos, no va a haber un veto a este tipo de medidas".

A pesar de la dificultades en esta negociación con la patronal, Sordo considera que no supondrá un ruptura radical de las relaciones. "No creo que la CEOE dé una espantada de la mesa de negociación. Otra cosa es que, como en 2012 se le dio tanto poder al empresario, la revisión de las medidas de la reforma laboral no sean un incentivo para ellos", ha sentenciado.

Puedes escuchar sus declaraciones al completo en esta entrevista para Al Rojo Vivo: