La 'influencer' Marina Yers ha vuelto a situarse en el foco de la polémica tras poner en duda la existencia del coronavirus y defenderse por no llevar mascarilla.

Con argumentos de dudosa legitimidad tratándose de una pandemia mundial, la joven se ha defendido por no ponerse mascarilla asegurando que solo le afecta a ella: "Qué sí, que hay una pandemia mundial y todo lo que tu quieras, pero, ¿en qué te influye a ti que no me la ponga yo?", asevera en respuesta a los comentarios de sus seguidores en la red social 'TikTok'.

En un vídeo subido a la red social como respuesta a las críticas por no portar mascarilla mientras se grababa en su urbanización, llega a asegurar que les "han lavado la cabeza con esto de las mascarillas".

De hecho, continúa insistiendo en que es problema únicamente suyo: "Estoy en mi casa, en mi urbanización, con mi vecina. No me la pongo porque no me sale del 'chichinabo'".

Y llega a justificar su actuación afirmando que en su casa no hay personas de riesgo: "A mi madre le da igual, de hecho no cree en el coronavirus y yo... ay. No me creo nada del Gobierno y de los medios de comunicación".

"Que sí, que están muriendo personas. Pero tengo un vecino que murió supuestamente de coronavirus y en verdad tenía otra patología relacionada con la respiración. El tío murió de eso y su mujer protestó y al final dijeron que era coronavirus", ha narrado frente a sus casi cuatro millones de seguidores en TikTok.

 

En abril del 2020, la 'influencer' ya se hizo viral por afirmar que el agua "deshidrata más que hidrata" en un post en el que trataba de promocionar los beneficios de un suero.