Ella Martine nunca pensó el mal trago que pasaría al dejar sus objetos sexuales a la vista. La joven cuenta que después de que su madre le pidiera en repetidas ocasiones la fotografía de su habitación nueva, le envió finalmente una captura por WhatsApp.

"Mamá me ha estado pidiendo fotos de mi nueva habitación y finalmente le envié una... soy tan estúpida", se lamenta.

 

En la imagen, que ha querido compartir en las redes sociales, se ve un 'juguete' enganchado en los barrotes de madera del cabecero de la cama. La reacción de su madre no tardó en llegar. "Bien. Excepto por las esposas. ¿Qué pasa con eso?", contestaba molesta.

La estudiante quiso salir al paso explicándole que estaban grabando un cortometraje para clase. Una excusa que la madre no se creyó y que ha causado sensación en redes sociales.

Esta vergonzosa anécdota se ha hecho viral y ya ha sido compartida por miles de usuarios que se han sentido identificados con Martine, por haber vivido anécdotas parecidas.