Mientras que la vacuna contra la COVID-19 y las restricciones de esta Navidad ocupan las portadas de todos los periódicos del país, Campofrío ha decidido dar un ‘empujoncito’ a los españoles para que no se olviden "del milagro tan cojonudo que es estar vivo". Con un Quique San Francisco encarnando a la muerte como protagonista, la campaña navideña de este año ha dado mucho de sí. Tanto, que la marca ha tenido tiempo para el humor y para la crítica social pero también para recordar a todos aquellos que se fueron y homenajear a los héroes de este 2020: los sanitarios.

El anuncio parte del interior de una sala de teatro donde la actriz Silvia Abril y el cómico Quique San Francisco ensayan una obra. Tras las directrices del director de la obra, encarnado por Juan Echanove, quien les da un descanso, el actor protagonista sale a la calle y se da cuenta de que la gente le ignora. "Preferís vivir como si la muerte no existiera", reflexiona San Francisco en una voz en off.

En un año en el que la sociedad pedía a gritos un poco de humor, tal y como ha confesado Silvia Abril en la presentación de la campaña, Campofrío "no les ha defraudado". El hecho de haber elegido a la muerte como protagonista no ha afectado al carácter cómico de su campaña. Aunque en menor medida que otros años, el anuncio también ha vuelto a dar pinceladas de humor. Esta vez bromeando sobre lo difícil que es que nuestro Congreso se ponga de acuerdo. Sin embargo, un San Francisco encarnando a la muerte demuestra que no solo él puede lograrlo. "¿Votos a favor de que me den?", pregunta desde el estrado el protagonista. Acto seguido toda la cámara se ilumina de verde mostrando su consentimiento.

Este año la política y el humor han ido de la mano en el anuncio de la marca de fiambres pero tampoco se han olvidado de la crítica social. En esta ocasión de una forma muy diferente, pues si hay algo de lo que la marca ha tachado a la sociedad española este 2020 es de no ser capaz de pronunciar la palabra ‘muerte’. Sin embargo, esto también lo ha representado de forma cómica con la ayuda de Andreu Buenafuente y el músico James Rhodes. En una conversación entre ambos, el cómico español trata de contarle al inglés que alguien ha muerto, pero lo hace usando una serie de expresiones populares que el británico no termina de captar. "Y se quedó tiesa", cuenta el cómico. "¿Tiesa? ¿cómo recta", se extraña el artista.

Tras la cómica conversación, entra en escena la actriz María Galiana, quien resulta ser la única persona capaz de ver a San Francisco encarnando la muerte. ¿El motivo? "He vivido siempre como he querido". "Lo que más duele es decir adiós. Así que hasta luego", sentencia ella misma.

Cuando parece que el anuncio está a punto de terminar, tiene lugar una conversación entre San Francisco y el comentarista Michael Robinson, fallecido el pasado abril. En esta parte del spot, la marca se olvida de los vivos para dedicarle un homenaje a los que ya no están. "¿Qué tal por ahí arriba?", se interesa el protagonista. "Por aquí estamos todos bien. Está Pau Donés con la guitarra, Chiquito con los chistes…", le responde el comentarista británico.

El anuncio, dirigido por Paco Plaza y Daniel Sánchez Arévalo, finaliza en lo alto del Macizo de Montserrat (Cataluña), donde el actor sube para reencontrarse con el resto de protagonistas y mantener una conversación sobre lo difícil que están las cosas. "No se puede uno ni achuchar ni nada", se queja el protagonista a la vez que saluda con el codo a Silvia Abril. Sin embargo, San Francisco recibe una lección de su compañero de profesión Andre Buenafuente quien le dice: "Esto solo puede ir a mejor".

Y así, en lo alto de Montserrat y con los cuatro protagonistas compartiendo palabras de ánimo finaliza el spot. "No hay día que, por insignificante, extraño o difícil que parezca, no merezca ser vivido", resume en una voz en off San Francisco.

Un rodaje con imprevistos: un director con coronavirus

El rodaje del anuncio navideño de este año cuenta con diferentes localizaciones, la mayoría de ellas en Madrid. El teatro Lara, una cafetería de Moncloa, la Puerta del Sol e incluso el Congreso de los diputados son algunos de los escenarios que han recorrido los cámaras del spot. El final de la campaña fue grabado en Cataluña, concretamente en Montserrat, una ubicación a la que no pudo asistir el director del rodaje, Paco Plaza, a causa de un imprevisto: dio positivo en Coronavirus.

"Con síntomas leves", según ha explicado él mismo en la presentación del anuncio de esta mañana. Plaza tuvo que dirigir desde su casa algunas de las escenas, como la de la cafetería o la de la sierra catalana. "Me evité subir a Montserrat, que era un coñazo", ha bromeado. En su lugar, acudió a supervisar el rodaje, Daniel Sánchez Arévalo, director de los proyectos anteriores.

Gracias a la colaboración de este profesional, la marca ha conseguido sacar a la luz esta mañana el anuncio de este año, que ha contado con un equipo de producción de más de cien profesionales y setenta figurantes.