Un avión de la aerolínea Delta Airlines que viajaba desde Atlanta hasta Fort Laurderdale, en Florida, ha tenido que aterrizar de emergencia en Tampa tras caer más de nueve kilómetros en picado durante alrededor de ocho minutos, según ha informado el medio 'CBS News'.

El incidente, causado por una irregularidad en la presurización de la cabina, ha provocado pánico entre los pasajeros, que han tenido que desplegar las mascarillas de oxígeno. A pesar del momento de tensión vivido, ninguna persona ha resultado herida y la aerolínea ha calificado el aterrizaje de "descenso controlado". Tras este, los pasajeros han desembarcado con normalidad y se les ha asignado otro vuelo.

Ahora, la aeronave está siendo evaluada por técnicos de mantenimiento, que determinarán qué ha causado la despresurización de la cabina. Varios de los presentes en el avión han acudido a las redes sociales para contar su experiencia.

"Dios bendiga al piloto y a la tripulación. Tuvimos una emergencia a mitad de vuelo de Atlanta a Fort Lauderdale. Las máscaras de oxígenos se han desplegado y hemos descendido rápido, y ahora estamos en Tampa. He escrito a mi esposa y a mi padre diciéndoles que les quiero mucho. Le he dicho que la quiero a mi madre y he abrazado a mi hijo", ha narrado un pasajero en Twitter.

 

Además, las redes se han llenado de alabanzas a los profesionales. "Delta, esto no ha pasado antes, pero la tripulación del vuelo 2353 de ATL a FLL fue increíble manteniendo a la gente calmada", ha expresado Tiffany O. Sawyer en su perfil de Twitter.