Atentos a los nuevos cambios de la DGT. Desde hoy cambian los límites de velocidad en vías urbanas y travesías. Así el límite de velocidad será de 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera; de 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación y de 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación. Una nueva normativa que afecta a entre un 60 y un 70% de las calles.

Los nuevos límites de velocidad pretenden, fundamentalmente, calmar el tráfico, aunque también llevarán a una reducción del ruido y de la contaminación, lograr ciudades más habitables y garantizar una convivencia segura entre los vehículos y los usuarios vulnerables. El director de Tráfico, Pere Navarro, justificaba así esta reducción: "Cada vez tenemos más actores y se produce una interacción mayor en las calles de nuestras ciudades. Con esta interacción y con todos estos actores no es posible garantizar la seguridad a velocidades superiores a 30 kilómetros por hora. No es posible. Punto".

Una frase contundente que en la realidad se traduce en que los conductores tienen que levantar el pie del acelerador. Pero, ¿cómo interiorizar fácilmente todos estos cambios? A continuación destacamos las principales modificaciones con ejemplos muy visuales.

 

- En vías urbanas de un único carril por sentido de la circulación, el límite genérico de velocidad será de 30 km/h.

- En vías urbanas de un único carril por sentido de la circulación con plataforma única de acera y calzada, el límite genérico de velocidad será de 20 km/h.

- En vías urbanas con dos o más carriles por sentido de la circulación, el límite genérico de velocidad será de 50 km/h

- En vías urbanas de un único carril por sentido con plataforma única de acera y calzada para dos sentidos de circulación, el límite genérico de velocidad será de 20 km/h.

- En vías urbanas de un único carril por sentido de la circulación, el límite genérico de velocidad será de 30 km/h.

- En vías urbanas de un único carril por sentido, límite genérico de velocidad de 30 km/h. No obstante, la Autoridad Municipal podrá aumentar hasta 50 previa señalización.

- En vías urbanas con dos carriles por sentido de circulación, siendo uno reservado para Transporte Público y motos sin segregar, el límite velocidad será 30 km/h.

- En vías urbanas con dos carriles por sentido de circulación, siendo uno reservado para Transporte Público segregado, el límite genérico de velocidad será 30 km/h.

- En vías urbanas con dos carriles por sentido de circulación, siendo uno reservado para bicicleta, el límite genérico de velocidad será de 30 km/h.

Objetivo: reducir las muertes

Tráfico argumenta que en 2019 los muertos en siniestros de tráfico en las ciudades se incrementaron un 6%, mientras que en las vías interurbanas cayeron un 6%.

Además, el 82% de los fallecidos en ciudades en aquel año (519) eran usuarios vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motoristas. Con la bajada de los límites de velocidad máxima permitida en las ciudades también se reduce un 80% el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello.

Si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 km/h el riesgo es de un 10%, mientras que si la velocidad es a 50 km/h, ese riesgo de fallecimiento se eleva al 90%, señalan los datos de la DGT, que añade que se reduce a la mitad la distancia que se necesita para detener el vehículo al pasar de 50 km/h a 30 km/h. En este contexto, Tráfico argumenta que las experiencias existentes de zonas 30 en ciudades demuestran "el efecto positivo" sobre la siniestralidad, con reducciones de los accidentes que han llegado a superar el 40%.

Este es el manual completo publicado por la DGT con las modificaciones en los límites de velocidad: