Massimo Colombi, enfermero en el Hospital Regional de Málaga desde 2011 e impulsor del proyecto 'El derecho a decir adiós', ha fallecido de forma repentina en su domicilio. "Posiblemente" a causa del COVID-19, según ha informado el consejero de Sanidad la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre.

La labor del enfermero durante los últimos meses fue más allá de atender a los pacientes desde el punto de vista sanitario ya que impulsó un proyecto para que enfermos de coronavirus graves pudiesen decir un último adiós a sus familias y seres queridos a través de videollamadas.

Durante la primera ola de la pandemia, cuando los hospitales se encontraban completamente colapsados y las visitas estaban prohibidas, el enfermero consiguió tablets y teléfonos móviles para que los enfermos de coronavirus pudiesen despedirse.

El propio ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha expresado sus condolencias a familiares y compañeros del enfermero y ha calificado de "encomiable" su impulso para que los pacientes pidiesen despedirse de sus familiares cuando estos no podían acceder al hospital.

 

También el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado la pérdida. "Hoy perdemos a un enfermero, pero, sobre todo, a una gran persona que destacó por su generosidad, humanidad y cariño hacia los pacientes. Hasta siempre", ha publicado en su cuenta de Twitter.

Muchos compañeros de UGT, el sindicato del que era delegado en su centro, se han sumado transmitiendo un mensaje de cariño a la familia. El secretario general, Pepe Álvarez, ha trasladado el pésame a amigos y familiares y ha dado las gracias al enfermero por su ejemplo: "Estarás siempre en nuestro corazón. Descansa en paz". También lo ha hecho la secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla.