La Fiscalía de Valencia ha abierto una investigación a una residencia de Llíria, en Valencia, por "la gravedad" de unas imágenes en las que se aprecian supuestos malos tratos a los internos.

En las imágenes, difundidas por el diario 'Levante', aparecen ancianos atados a una silla, caídos en el suelo sin que nadie les ayude o comiendo solos a pesar de tener dificultades de movilidad.

Según recoge el citado medio, la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas anunció este martes que abriría una investigación para esclarecer los hechos.

Este centro de mayores ya estaba en el punto de mira de la Generalitat, que tras realizar varias inspecciones le sancionó con una multa de 174.000 euros debido al mal estado de las instalaciones y a una presunta falta de atención a los ancianos.

La residencia, por su parte, ha asegurado en un comunicado que no conocía los hechos y ha relacionado la difusión de las imágenes mencionadas a la venganza de una trabajadora del centro a la que no se le renovó el contrato.

"Se trata de imágenes grabadas por una extrabajadora cuyo contrato temporal no fue renovado porque no cumplía con sus obligaciones laborales. Esta empleada solo trabajó en los meses de abril a agosto, como refuerzo del equipo de limpieza durante la crisis", señalan en la misiva.

Respecto a las escenas grabadas, aseguran que no conocían los hechos y actuarán "en consecuencia" ante ello. "Insistimos en que se trata de una actuación totalmente reprochable y condenable para la compañía y el resto de trabajadores de la residencia", añaden.

Asimismo, han explicado las imágenes corresponden al confinamiento durante los peores meses de la crisis del coronavirus y que los pacientes que en ellas aparecen fueron atendidos "de inmediato" por el personal del centro.