El movimiento feminista se moviliza de urgencia en distintos puntos del país después de registrarse un nuevo repunte de asesinatos por violencia machista y de hallarse el cuerpo sin vida de una de las dos menores desaparecidas en Tenerife. El colectivo se ha unido a las 22:00 horas del viernes frente a los ayuntamientos de pueblos y ciudades de toda España bajo lemas como 'Ni una menos' o 'Si nos tocan a una, nos tocan a todas' con el fin de mostrar su fuerza y reclamar el fin de la oleada de feminicidios: "No queremos seguir contando asesinadas, volvemos a las calles".

Estas convocatorias se han puesto en marcha después de que este jueves se encontrara en el fondo del mar -a unos 1.000 metros de profundidad- una bolsa que contenía el cadáver de Olivia, la pequeña de seis años secuestrada por su padre más de un mes atrás. Este mismo jueves también se dio a conocer el asesinato de una menor de 17 años en Martín de la Jara (Sevilla) a manos de su expareja. Una joven a la que su familia llevaba también varios días buscando a raíz de unos mensajes extraños. Además, desde el final del estado de alarma -9 de mayo-, se ha observado un nuevo aumento de los casos de asesinato por violencia machista.

En concreto, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha informado de los crímenes con naturaleza machista perpetrados contra nueve mujeres y un menor en poco más de un mes; suponen más de la mitad de todos los asesinatos machistas llevados a cabo en este 2021. En lo que va de año, 17 mujeres y dos menores -sin contar los casos de Olivia y Rocío- han sido asesinadas por este motivo, una cifra que se incrementa dramáticamente desde que hay registros: desde 2003, hasta 1.096 mujeres han sido asesinadas por violencia machista, y desde 2013 se ha notificado la muerte de 39 menores víctimas de crímenes perpetrados por padres, parejas o exparejas de las mujeres desde 2013.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha advertido además de que es "lamentablemente previsible" que este repunte de violencias machistas continúe este verano, y por ello ha reclamado municipios, ciudades, comunidades y colectivos intensificar las campañas contra los feminicidios, así como estar alerta y ayudar a las mujeres por lo que pueda ocurrir: "Avisamos en pandemia que la violencia contra las mujeres era una pandemia sobre otra pandemia. Al normalizarse, al liberarnos con las vacunas, simplemente se destapa la que había debajo. Después de un periodo de restricciones es como si se quitara el tapón al machismo".

No son locos ni asesinos en serie. Son la cara del machismo que no tolera la libertad de la mujer"

Victoria Rosell (delegada del Gobierno contra la Violencia de Género)

Así se ha expresado Rosell en una entrevista concedida a RNE, donde ha condenado con dureza la muerte de la pequeña Olivia en Canarias: "Es urgente proteger a la infancia como víctima directa que es de la violencia machista". En este sentido, ha afirmado que todos los asesinatos machistas comparten "el mismo patrón": "No es un loco, no es un asesino en serie. Es la cara del machismo, de ese hombre que no tolera la libertad de la mujer, su igualdad".

La delegada de Gobierno ha insistido así en la necesidad de que "todas las instituciones y la sociedad luchen contra eso todos los días, y no solo cuando sucede lo peor". Para ello, ha insistido, es esencial mejorar los mecanismos que permiten perseguir esta clase de crímenes, así como las herramientas para una respuesta mejor y más rápida en la detección y ayuda a las mujeres que no llegan a denunciar la violencia de género pese a sufrirla (el porcentaje se sitúa en más del 70%).

Según un informe publicado por el Ministerio del Interior en marzo, entre 2015 y 2019 las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) contabilizaron 601.416 casos de violencia contra la mujer en nuestro país. Dicho documento recogía otros datos alarmantes. A destacar, que la violencia psíquica es la que más sufren las mujeres (51%), seguido de la violencia física (39%), la violencia sexual (7%) y la violencia económica (3%); asimismo, que el 75% de las víctimas de nuestro país tienen nacionalidad española, y que son las mujeres que tienen entre 18 y 40 años las más afectadas por estas violencias.

Condena unánime en el entorno político

Lo ocurrido en las últimas horas con los casos de Olivia y Rocío ha conmocionado a toda la sociedad española, que no perdía la esperanza de que ambas menores volvieran con vida. Pero la tragedia ha alcanzado la esfera política, y han sido muchas las formaciones, diputados y dirigentes que han lamentado y condenado estos crímenes. Entre ellos, el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que a través de Twitter se ha solidarizado con la situación y ha enviado sus condolencias a la madre de las niñas desaparecidas en Tenerife: "No puedo imaginar su dolor ante esta terrible noticia. Mi abrazo, mi cariño y el de toda mi familia, que hoy se solidariza con Beatriz y sus seres queridos".

 

En una línea similar se ha expresado la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, que también con un mensaje en Twitter ha recordado que "hay una violencia contra las mujeres por el hecho de serlo", y ha añadido: "Se nos ataca a nosotras y a lo que más queremos, que son nuestros hijos. Es el peor problema de seguridad de una sociedad. Tenemos que enfrentamos a quienes lo niegan y buscar maneras de reaccionar juntos". También Irene Montero, ministra de Igualdad, ha apuntado "esta violencia que se ejerce contra las mujeres madres para golpear donde más duele es una cuestión de Estado".

"Estamos aquí para lo que sea necesario. No más violencia vicaria", ha ahondado Montero con unas declaraciones a las que se ha sumado otra titular del Gobierno de Unidas Podemos. "Es una noticia terrorífica", ha manifestado a laSexta Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales que ha querido trasladar su cariño a la madre de las niñas canarias: "Es un caso claro de violencia vicaria. Es lo que hacen los maltratadores, golpear donde más duele a mujeres madres". Belarra cree que esto "evidencia que un maltratador no puede ser un buen padre y es gravísimo que haya formaciones que cuestionen violencia machista".

No puede haber nadie que no intente ponerse en la piel de las personas que aman a estas niñas"

Reina Letizia

También Begoña Villacís, vicealcaldesa de la ciudad de Madrid, se ha mostrado visiblemente afectada tras conocer el trágico final de la mayor de las niñas desaparecidas en Tenerife. "Es muy duro porque tengo una bebé de dos años. Y aunque no las tengas, se nos ha cortado el cuerpo a muchos. Te imaginas a esas niñas inocentes en manos de alguien en quien confían, que es su padre, que solo por querer dañar a su madre es capaz de hacer algo así". Villacís no ha podido contener las lágrimas tras mandar todo su cariño y apoyo "a una madre que está destrozada y viviendo la peor pesadilla posible, algo de lo que probablemente no se levante jamás". No han sido las únicos.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón; el titular de Justicia, Juan Carlos Campo; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; el líder del PP, Pablo Casado; la máxima dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas; o el portavoz de Unidas Podemos en la cámara baja, Pablo Echenique. Son una pequeña parte de todas las reacciones que se han dado a nivel nacional -e incluso internacional- mostrando su dolor por estos asesinatos machista, consideran que es una lacra a exterminar en el menor tiempo posible. Incluso la reina Letizia ha intervenido públicamente para trasladar su pésame: "Es difícil evitar la expresión de dolor y de tristeza por el asesinato de menores. No puede haber nadie que no intente ponerse en la piel de las personas que aman a estas niñas, estas menores asesinadas".