Los incendios de sexta generación son inestables, imprevisibles y extremadamente virulentos. Y además, cada vez van a ser más frecuentes en nuestro país si no se toman medidas. Es la advertencia que lanzan los expertos ante incendios como el que ahora se combate en la Península, el de Sierra Bermeja, en Málaga.

Víctor Resco, profesor de ingeniería forestal en la Universidad de Lleida, explica en Al Rojo Vivo este tipo de fenómenos que "hasta ahora eran raros y ahora cada vez son más frecuentes".

Lo que pase en España en el futuro depende de las decisiones que se tomen ahora. "Esto es solo el principio, estamos viendo un trailer de cómo serán los futuros incendios", sentencia.

¿La culpa? Hay varios factores que suman para que los incendios sean cada vez más difíciles de combatir. El abandono de los montes, la falta de medidas de prevención, de gestión del paisaje, mitigando el cambio climático e intentando recuperar el régimen natural de los incendios son claves.

A esto se suma además lo que se conoce como 'la paradoja de la extinción', es decir, a medida que somos más eficaces apagando fuegos estamos aumentando las probabilidades de sufrir este tipo de grandes incendios, porque no dejamos que de forma natural se consuma matorral del sotobosque y se acumula así una gran cantidad de combustible para este tipo de fuegos.

Incendios que sobrepasan la capacidad humana y material de extinción y que quedan en manos de las condiciones meteorológicas.

Así, los expertos advierten de que esto solo es el inicio de lo que está por venir, e insisten en que es urgente abordar las causas estructurales de los grandes incendios, la gestión del territorio y la emergencia climática.