Luz verde para la vacunación de los niños de entre 5 y 11 años. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) acaba de avalar el uso del suero de Pfizer para inmunizar a este grupo etario.

Una vez superado este trámite, la ponencia de vacunas estudiará la propuesta y la trasladará a la Comisión de Salud Pública para que, a continuación, se prepare el dispositivo por comunidades autónomas.

La agencia señala, además, que según un estudio, los efectos secundarios más comunes en niños de hasta 11 años son similares a los de las personas de mayor edad. Entre ellos, se encuentran el dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, , dolor muscular y escalofríos.

La vacuna de Pfizer sí está autorizada en Estados Unidos y, de acuerdo con los datos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, ha tenido una efectividad del 90,7% en la prevención.

Precisamente, este grupo es el que presenta una mayor incidencia acumulada a nivel nacional. En la actualidad, los menores de 12 años tienen una IA de 233 casos por cada 100.000 habitantes. Una cifra muy lejana del siguiente grupo, de entre 12 y 19 años, que presenta una IA de 77,12.

La peor parte en este sentido se la lleva Navarra, que cuenta con una incidencia de 961,89 casos en los menores de 11 años. Le sigue País Vasco, con 690,73, y Cataluña, con 346,77.

Esto es lo que dicen los expertos sobre la vacunación infantil

La Asociación Española de Pediatría ha recomendado la vacunación de los niños, teniendo el en cuenta el derecho de la protección individual frente a esta enfermedad que, aunque en general en estas edades es leve, puede complicarse en algunas ocasiones.

Asimismo, recuerda que con su vacunación se disminuye la circulación del virus, la aparición de nuevas variantes y se lograr la inmunidad de grupo o de rebaño. Consideran que, de esta manera, también se consigue mantener la seguridad en los espacios educativos, permitiendo la normalización de la escolarización y las relaciones interpersonales de los menores.

Si bien, hay expertos que plantean el dilema sobre vacunar a este grupo o etario o cooperar con países en los que todavía no se ha vacunado, ni siquiera, a la población más vulnerable. Es el caso de Elvis García, experto en epidemias y doctor en Salud Pública, que se pregunta si "debemos vacunar a población que no es propensa a sufrir la enfermedad de manera grave".

"Si queremos reducir el número de reservorios o contagios, habría que vacunar a los niños y el suero es seguro. Pero ¿de verdad debemos vacunar a población que no es propensa a sufrir la enfermedad de manera grave cuando hay países a los que no están llegando las vacunas? A algunos no tienen ni para los más vulnerables", ha señalado al respecto en una entrevista en Al Rojo Vivo.

Bajo mi criterio, no vamos a tener grandes beneficios, salvo disminuir algo la transmisión"

Alfredo Correll, virólogo

En la misma línea se ha pronunciado el catedrático de Inmunología de la Universidad de Valladolid Alfredo Correll, que considera que vacunar a los menores de 12 años solo llevará a "disminuir la transmisión". "Los niños no se van a ver beneficiados porque no han sufrido la enfermedad grave ni la han trasmitido. Bajo mi criterio, no vamos a tener grandes beneficios, salvo disminuir algo la transmisión", ha añadido en una entrevista con laSexta.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que se priorice la donación de vacunas al Mecanismo COVAX (el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas COVID-19) a la inmunización de los niños y adolescentes sanos en los países más desarrollados. Y es que, consideran que este grupo etario "tiende a presentar una enfermedad más leve en comparación con los adultos".

"Por una cuestión de equidad global, mientras muchas partes del mundo se enfrenten a una escasez extrema de vacunas, los países que hayan logrado una alta cobertura vacunal en sus poblaciones de alto riesgo deberían dar prioridad al reparto global de las vacunas a través de COVAX antes de proceder a la vacunación de los niños y adolescentes con bajo riesgo de padecer una enfermedad grave", ha solicitado en un comunicado.

La entidad sanitaria sí recomienda administrar las dosis de refuerzo a las personas con mayor riesgo de enfermedad grave por coronavirus, como los ancianos.