Este último mes ha dejado ver que el día es cada vez más largo y el cielo queda iluminado por más tiempo. Como resultado, muchos comienzan a preguntarse cuándo hay que realizar el cambio de hora. Sin embargo, la transición al horario de verano no se dará hasta finales de marzo.

Los cambios de hora se producen en todos los países de la Unión Europea y están regulados por la Directiva 2000/84/CE. Este texto exige que todas las naciones de la UE apliquen este cambio el último domingo de marzo. El fin de esta modificación es ajustar el horario a las horas de luz. En consecuencia, el amanecer y el atardecer se retrasan.

¿Qué día hay que cambiar la hora?

En España el cambio de hora se produce dos veces al año, del horario de invierno al de verano y a la inversa. Esta primera modificación que adentra al país en el horario de verano, siempre se produce el último domingo de marzo, este año el día 27. Exactamente tendrá lugar en la madrugada del 26 al 27 de marzo de 2022.

¿Hay que retrasar o adelantar el reloj?

Llegados a este momento, siempre nos preguntamos si hay que adelantar o retrasar la hora. En laSexta te lo aclaramos: el reloj deberá adelantarse una hora. Esa noche, cuando las manecillas del reloj marquen las 02:00, deberán avanzar a las 03:00 de forma manual o automática. De esta manera, amanecemos con menos luz de lo habitual y el sol se esconde más tarde.

Ten en cuenta que la mayoría de móviles y relojes inteligentes lo hacen de forma automática, así que sería preciso saber antes de este momento si tu dispositivo lo hace de forma autónoma o tendrás que hacerlo a mano.

¿Por qué se cambia la hora en España?

Este cambio de hora se justifica por un supuesto ahorro energético, que pretende adaptar el horario diurno al horario de los europeos prolongando la proporción de luz solar del día. Pero, ¿realmente esta modificación conlleva un ahorro de energía? Este rendimiento ha sido cuestionado en muchas ocasiones incluso por la Unión Europea. Por eso, en 2018 llevaron a cabo un estudio en el que los ciudadanos debían contestar si les gustaría mantener siempre el horario de verano al que pasará España este 27 de marzo.

El 93% de los españoles que participaron en el estudio se mostró a favor de la abolición del cambio horario, según los datos publicados por la Comisión Europea. En cuanto a la comunidad, el resultado fue igualmente considerable: el 80% votó a favor.

¿Cuando se cambió la hora por primera vez?

La primera vez que se cambiaron las manecillas del reloj fue el 15 de abril de 1918. Por lo tanto, para entender el por qué del cambio de hora hay que viajar hasta la Primera Guerra Mundial. El objetivo de esta modificación fue mantener abiertas las fábricas una hora más. Ese 15 de abril, en el momento que el reloj marcaba las 23:00 horas, fue adelantado a las 00:00 horas, según el artículo de Pere Palnesas de 2013 'La hora oficial en España y sus cambios'.

Posteriormente, se implementó de forma intermitente en diferentes países, pero tras la crisis del petróleo de 1973, se empezó a utilizar de forma regular en España y otros países europeos y del resto del mundo.

¿Cómo afecta el cambio de hora?

Los efectos del cambio de hora normalmente aparecen en forma de insomnio, irritabilidad o mareos. Esto se da, sobre todo, debido a la alteración del sueño que provoca. Esta interrupción de la rutina de sueño puede provocar un aumento de migrañas.

Esto provoca un aumento de 1,5 muertes al año en la carretera, según la investigación 'Excess Risk of Fatal Road Traffic Accidents on the Day of Daylight Saving Time Change' (Exceso de Riesgo de Accidentes de Tráfico Mortales en el Cambio de Hora de Verano) realizada por científicos españoles en 2018 y publicado en Walter Kluwer. La causa está relacionada con el cansancio que se genera debido a este cambio horario.

Otra posible consecuencia de la alteración del sueño es el aumento (entre 4% y 29%) del número de infartos agudos de miocardio. De acuerdo con el informe de European Review for Medical and Pharmacological Sciences, la tasa de ataques cardíacos se incrementan en un 5% los tres siguientes días al cambio de hora.