La macrogranja de vacas en Caparroso, Navarra, se ha vuelto a situar en el foco de la polémica de las empresas ecologistas después de que la empresa que la gestiona haya iniciado un proyecto para crear la mayor explotación ganadera de Europa con más de 20.000 vacas.

Asociaciones ecologistas como Greenpace denuncian que se trata de una empresa que acumula hasta 19 expedientes abiertos por parte del Gobierno de Navarra por hacer vertidos ilegales de purines en los terrenos agrícolas de la explotación de Caparroso.

Las imágenes de la granja estremecen. Tal y como se puede ver en el vídeo, en el habitáculo conviven más de 5.000 vacas con cabezas apiladas en pequeños espacios e incluso se amontonan cadáveres en contenedores. Un trato "inhumano", según Greenpeace.

Pero el mayor peligro, según los ecologistas, es el impacto ecológico de tanto excremento animal que, dicen, está convirtiendo los terrenos agrícolas de alrededor en estercoleros. Con vertidos de purines que sobrepasan los niveles tóxicos permitidos, según denuncian.

"Son residuos que se puedan considerar peligrosos porque tienen antibióticos, metales pesados y una gran cantidad de nitratos", ha espetado el responsable de la Campaña de Agricultura de Greenpeace, Luis Ferreiri.

Tras analizar el agua de una balsa que recoge las aguas de escorrentía procedentes de estos terrenos, Ferreiri muestra la evidencia ante las cámaras de laSexta: "Hemos encontrado un valor de 80 mg y es altamente preocupante, porque a partir de 25 mg se considera un riesgo".

La empresa de esta macrogranja tiene 19 procedimientos abiertos en el gobierno de Navarra por incumplimientos. Sin embargo, el negocio sigue. "Son expedientes sancionadores muy baratos, es mucho más barato contaminar y pagar", ha explicado Jesús Arbizu, miembro del colectivo Tres Erres.

La administración autonómica está en contra de este macromodelo de explotación, porque "aumenta dificulta el control de cualquier riesgo epidemiológico", según ha explicado la consejera de Medio Rural de Navarra, Itziar Gómez.

laSexta ha tratado de hablar con la empresa y, a pesar de que hay movimiento en el interior en dicho momento, nadie ha contestado. Afirman que no quieren hacer declaraciones y que están denunciando informaciones falsas sobre ella.

Ahora, esta empresa quiere crear la mayor macrogranja de Europa en una pequeña localidad de Soria con más de 20.000 vacas. Un proyecto que, según Greenpeace, sería un auténtico desastre ecológico.