Sara Gómez, de 39 años, falleció antes de Navidades tras someterse a una lipoescultura en Cartagena. Un trágico desenlace debido presuntamente a una negligencia del cirujano que la operó, que fue detenido y que ya prestó declaración ante la justicia.

La joven murió por un "fallo multiorgánico irreversible" tras estar ingresada en la UCI con "perforaciones y lesiones en múltiples órganos como riñón, hígado, duodeno o intestino".

Ahora, unos audios a los que ha accedido laSexta desvelan que el médico que la operó la intentó convencer para que se llevara a cabo esa cirugía asegurándole que tenía su propia técnica.

"¿Qué tal Sara? Mira, escúchame. Yo hice todo. Láser... de hecho soy especialista en lipoláser, pero olvídate de lipoláser. Aquí en España piensan que es la panacea el láser, el váser y todo eso para pegar la piel, sobre todo el láser, pero... lo que tú quieres, la marcación y esa definición, eso no se hace con láser", arranca en ese audio el cirujano.

A continuación le habla de una supuesta técnica que el mismo emplee y llega a asegurar que no quiere desvelar cómo se realiza para que no se la "copien": "Tengo otra técnica que son unas cánulas especiales y es un plano diferente y una forma diferente de trabajar, que no te voy a decir en qué consiste porque no quiero que me copien, jajaja".

"El láser lo único que te hace es que se te pega muy poco la piel o nada pero no te quita grasa. Lo único que te hace es tener mayor riesgo de quemaduras o que te queden problemas en la piel, o sea puede ayudar en ciertos casos pero no para pegar la piel", acaba diciendo el médico.

La familia de Sara ya ha denunciado al cirujano, que declaró en sede judicial que lamentaba "todo lo ocurrido". Los allegados de la víctima insisten en que "hay una negligencia, una mala praxis muy grande", algo en lo que coincide el anestesista que intervino en la operación, que advirtió al médico de que la paciente sufría episodios de hipotensión y de que el líquido que se extraía tenía un color hemático.