"Hola, Twitter. Estoy cansado de ser Rider". Así ha comenzado su denuncia en redes sociales un joven que, tras trabajar, lamentaba la precariedad a la que se ha visto sometido durante toda si vida laboral: "Acabo de terminar una jornada de 12 horas para ganar 35€, y estoy cansadísimo en Murcia pero aún me quedan 27 km en bici hasta mi casa en Orihuela", escribía este domingo.

El joven, cuyo relato se ha hecho viral en la red, comenta que actualmente está estudiando una carrera en Ciencias Políticas, aunque su situación es límite: "Casi todo mi dinero me lo dejo en alquiler y facturas, y no me da. Le debo un pastizal a mí casera y no lo aguanto un día más", espeta.

 

"Lo único que pido es un horario estable, un salario digno que me permita las mínimas condiciones aunque tenga que estar todo el día trabajando", ha añadido a su denuncia. El joven expone su currículum en el hilo, recordando que tiene conocimientos en informática, política, y otras disciplinas.

A esto añade lo que, para el estudiante, es la gota que ha colmado el vaso: "Y, sobre todo, cualquier duda sobre mi profesionalidad la resuelves imaginándome aquí, bajo la lluvia, regresando a casa con las zapatillas rotas y el estómago vacío. Mataría por hacerlo lo mejor posible en cualquier otro sitio".

Junto con eso, ha recordado que daría todos sus esfuerzos por encontrar un trabajo digno: "No sé cuánto sería capaz de dar de mí mismo al cambio de una estabilidad económica mínima, pero sé que es mucho". Y concluye, después de ver el alcance de su publicación: "Muchas gracias por lograr tu magia, Twitter. Me rindo".