Iñigo Urkullu ha solicitado al Gobierno que declare el estado de alarma no sólo en Euskadi, sino en todo el país. Así lo han confirmado fuentes de la Lehendakaritza a laSexta y confirmado el lehendakari en rueda de prensa, informando de que han trasladado al líder del Ejecutivo "el deseo de actuar con la mayor celeridad posible para preservar la salud de toda la ciudadanía".

Si bien, el lehendakari ha trasladado al jefe del Ejecutivo la petición de que este estado de alarma esté bajo el mando y la gestión del Gobierno de las comunidades autónomas en coordinación con las autoridades estatales.

Esta petición llega solo un día después de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) decidiera no autorizar la medida restrictiva que limita las reuniones a seis personas en la región para frenar el coronavirus. Desde la Lehendakaritza recuerdan que las mismas medidas que fueron rechazadas en su región, fueron ratificadas en Galicia, La Rioja y Navarra.

La petición llega horas después de que el TSJPV tumbara la restricción de las reuniones sociales a seis personas

La Sala de lo contencioso-administrativo argumentó este jueves que, con las actuales leyes sanitarias, las restricciones no pueden dirigirse a "un colectivo de ciudadanos indeterminado". Asimismo, el tribunal destaca que "en la interpretación de restricciones de derechos fundamentales", como es el derecho de reunión, "se ha de ser estricto".

La restricción de las reuniones sociales a seis personas se publicó en el Boletín Oficial del País Vaco (BOPV) junto a otras medidas, como el aforo al 50% en el interior de los locales de restauración, el uso continuado de mascarilla (salvo en el momento de la consumición) y el cierre de estos establecimientos a partir de esta medianoche. Unas medidas que entrarán en vigor este sábado a partir de las 00:00 horas.

En su conversación con el jefe del Ejecutivo, el lehendakari le ha trasladado "el deseo de actuar con la mayor celeridad y diligencia posible para intentar preservar la salud de toda la ciudadanía, limitar la transmisión comunitaria del coronavirus y, como consecuencia de ello, la saturación de camas hospitalarias".