Pedro Sánchez ha defendido en una entrevista en la Cadena SER sus declaraciones tras la muerte de al menos 23 migrantes en la valla de Melilla y ha afirmado que "tenemos que ser empáticos y ponernos en la piel de los fallecidos y sus familias, pero también nos tenemos que poner en la piel de nuestras fuerzas (40 policías fueron heridos) y de los ciudadanos de Ceuta y Melilla, que quieren vivir tranquilos".

Sánchez ha asegurado que en los últimos 12 meses se han intentado 8 ataques a Melilla: "Ataques violentos y organizados por mafias con gente armada con garfios... entiendo que quieran saltar, pero el deber de España es salvaguardar la tranquilidad". Y aunque no se ha negado a "rendir cuentas por lo sucedido" ha vuelto a incidir en la responsabilidad de las mafias. Todo después de que la ONU haya determinado que tanto España como Marruecos hicieron un "uso excesivo de la fuerza" en la valla de Melilla. "El uso de la fuerza excesiva por parte de las autoridades debe ser investigada porque es inaceptable", ha remarcado el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Además, ha remarcado que "para evitar tragedias como la de Nador lo que tenemos que hacer es trabajar en Sudán": "La política migratoria no solo puede ser de refuerzo de nuestras fronteras, sino que hay también que trabajar en los países de origen".

Asimismo ha asegurado que desconocía las brutales imágenes de los cuerpos apilados de numerosas personas en la frontera cuando realizó las declaraciones que han sido objeto de polémica en los últimos días: "Es evidente que lamento la muerte de esos migrantes. Tenemos que ponernos en la piel de todos los actores de la tragedia que por desgracia hemos sufrido".

"España es el único país de la UE que tiene frontera terrestre con África. Cuando hablas con las autoridades marroquíes, ellos también tiene un problema con la migración irregular y las mafias", ha aseverado tras solicitar que también "nos pongamos en la piel de todos los heridos de las fuerzas y seguridad del Estado y de la policía marroquí que ayudó a la Guardia Civil".