España y Portugal han conseguido que la Unión Europea dé el visto bueno a una excepción ibérica que considere a ambos países una "isla energética" para que puedan tomar medidas excepcionales que limiten el precio de la energía al desvincular el coste del gas, que está disparado, del de la luz en general.

"A partir de hoy podremos poner en marcha medidas excepcionales, acotadas en el tiempo, para reducir los precios de la electricidad", ha anunciado el líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en una rueda conjunta con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa. Estas medidas, un "objetivo cumplido" en palabras de Sánchez, serán revisadas por la Comisión para dar el visto bueno cuanto antes y permitir que la "isla energética" y la realidad de la Península sean reconocidas.

"Se tratan de una medida excepcional, temporal, que no supone subvencionar el gas, que no distorsiona los objetivos que nos hemos marcado desde Europa con las energías renovables ni tampoco con los flujos de electricidad entre los países", ha asegurado el presidente. "No distorsiona el mercado europeo de la electricidad, no supone riesgo alguno para los objetivos de transición energética pero nos van a permitir a ambos gobiernos rebajar los precios de la energía", ha abundado.

En concreto, se va a establecer un precio de referencia del gas que las energéticas emplean para generar electricidad, de tal manera que no se traslade al que pagan empresas y consumidores. Sánchez ha insistido en que no se tratará de ayudas públicas, aunque no ha aclarado en qué se traducirán las medidas. El objetivo, han explicado ambos líderes, es mandar la propuesta cuanto antes para que Bruselas le dé el visto bueno.

España llevaba esta propuesta a la reunión del Consejo Europeo celebrada este viernes en Bruselas y después de una tensa negociación, en la que Sánchez ha llegado a forzar una pausa técnica levantándose de la mesa. "Un exitazo", han definido fuentes de La Moncloa a esta cadena.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha confirmado la situación "especial" de la Península ibérica y que esta excepcionalidad ha dado pie a que ambos gobiernos puedan tomar medidas para limitar los precios energéticos. "La Península ibérica tiene una situación muy especial. El mix energético tiene una alta carga de renovables, esto es muy bueno, y tiene muy pocas interconexiones. Es por ello que hemos acordado un tratamiento especial para la Península ibérica para que pueda lidiar con esta situación tan específica y gestionar los precios de la electricidad", ha asegurado en rueda de prensa tras finalizar la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

La poca interconexión de las redes españolas de España, de menos del 3%, han permitido poder tomar esta medida extraordinaria. Además, el Consejo Europeo ha abierto la puerta a compras conjuntas de gas, otra propuesta que llevó España, para reducir los precios de la energía.

"Podemos salir satisfechos con los resultados de esa reunión", ha certificado el presidente, subrayando el "mensaje de unidad" de Europa y también el "espíritu ibérico" de ambos países que han logrado torcer las resistencias de países como Alemania o Países Bajos.