Tono distendido entre el rey y Pedro Sánchez tras prometer su cargo como presidente del Gobierno en el Palacio de la Zarzuela. Sánchez le ha recordado el largo tiempo que ha pasado hasta lograr sacar adelante un gobierno y le ha comentado al monarca: "Ocho meses para diez segundos".

Palabras a las que Felipe VI, en esa charla una vez acabado el acto, le ha contestado: "ha sido rápido, simple y sin dolor", a lo que ha añadido que "el dolor viene después". A lo que Sánchez, a su vez, le ha dicho: "Le hemos dado muchas preocupaciones" y a continuación: "Le veo más delgado".

Sánchez le ha dicho al rey: "Le hemos dado muchas preocupaciones".

El presidente del Gobierno ha prometido este miércoles su cargo ante el rey en un acto que ha protagonizado por segunda vez y en el que, al igual que en la primera ocasión, lo ha hecho ante la Constitución y sin presencia de la Biblia y el crucifijo.

Sin Biblia ni crucifijo

"Prometo, por mi conciencia y honor, cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros", ha recitado Sánchez.

El ejemplar de la Carta Magna ha estado abierto por el artículo 99, en el que se recogen, entre otros preceptos, la facultad del Rey para consultar a los partidos y proponer un candidato a la presidencia del Gobierno y el procedimiento para lograr la investidura.

La formación del nuevo Gobierno no se conocerá hasta la próxima semana, aunque Podemos ya ha desvelado sus nombres.

Sánchez fue investido este miércoles presidente del primer gobierno de coalición de la democracia, entre PSOE y Unidas Podemos, tras haber obtenido la confianza del Congreso con 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.